Nada más abrir el libro apreciamos un gran círculo amarillo sobre una página en blanco. Seguidamente el autor invita al lector a pulsar el circulo con el dedo para saber que sucede después. No conozco a ningún niño, ni adulto que se resista a no pulsar.

Un-libro

Y así es como comienza la magia.

El niño va a poder jugar con los colores y con los círculos, que según como los utilice, los círculos harán una cosa u otra. Por ejemplo, si tu hijo sopla sobre los círculos, los círculos puedan cambiar de lugar o si el niño frota unos de los círculos, este de repente cambia de tamaño. Este juego a través de los círculos se van transformando en una divertida complicidad con el niño.

De la forma más simple y sencilla, al autor del libro, Hervé Tullet, le ha bastado tan solo unos círculos de colores para realizar esta hazaña, que la lectura se convierta en un juego y un placer para los niños.

Hervé Tullet ha escrito varios libros fomentando la creatividad en los niños. Libros donde los niños pueden interactuar. Tal y como dice Hervé Tullet, el libro no es mágico, es el poder que se encuentra en tu imaginación.

¿Quieres conseguir este libro? Lo tienes aquí.