Todo el país español vibraba junto a Fernando Alonso, quien se dirigía a volar sobre el asfalto en el Gran Premio de Brasil y es que España pilotaba junto a él.