El pasado mes de septiembre, Philip Kerr, se hacía con uno de los premios más prestigiosos de su género, el Premio RBA de Novela Negra. La obra merecedora de este galardón ha sido “Si los muertos no resucitan”, la última entrega de la saga “Berlin Noir”, protagonizada por su conocido detective alemán Bernie Gunther.


Esta es la III edición del Premio Internacional RBA de Novela Negra, que se ha convertido en uno de los más prestigiosos y el mejor dotado económicamente, con 125.000 €, que además aseguran una promoción de primer nivel y un reconocimiento y prestigio internacional inmejorables.

Philip Kerr, nacido en el año 1955 en la ciudad escocesa de Edimburgo, estudió leyes en la Universidad de Birmingham, donde obtuvo un máster en 1980.
Después de trabajar como redactor publicitario en diversas publicaciones, en el año 1989 le llegaría su consagración como escritor con la publicación de “Violetas de marzo” (March Violets), obra con que inició una serie de thrillers históricos ambientados en la Alemania nazi.
Actualmente vive en Londres, con su esposa, la también escritora Jane Thynne con la que tiene 3 hijos.
Aparte de la serie “Berlin Noir”, también ha escrito una trilogía infantil y otras novelas ambientadas en diferentes épocas y lugares, llegando incluso a escribir una novela ambientada en el futuro, “Una Investigación Filosófica” (A Philosophical Investigation).

La saga “Berlin Noir” está compuesta por cinco entregas, la última de las cuales es la ganadora de este premio, “Si los muertos no resucitan”, y está protagonizada por un detective alemán llamado Bernie Gunther, en un ambiente recreado en un Berlín de pleno apogeo del nazismo, poco antes de las Olimpiadas y la II Guerra Mundial.

“Si los muertos no resucitan”, que aparecerá a la venta el próximo 22 de octubre, cierra el ciclo y la saga y nos presenta a Bernie un año después de abandonar la Kripo, la Policía Criminal alemana, cuando está trabajando en el Hotel Adlon. Allí se aloja la periodista norteamericana Noreen Charalambides, que ha llegado a Berlín para investigar el creciente fervor antijudío y la sospechosa designación de la ciudad como sede de los Juegos Olímpicos de 1936.
Berni y Noreen se verán envueltos en algo más que una relación íntima y se aliarán en la investigación de la trama que vincula las altas esferas del nazismo con el crimen organizado estadounidense.
Pero un chantaje, doble y calculado, les hará renunciar a destapar la miseria y los asesinatos, aunque no al amor.
Noreen es obligada a regresar a EE.UU. y Berni se encuentra una vez más en que una mujer se pierde y desaparece de su vida.
Pasan veinte años antes de que vuelva a encontrarse, en esta ocasión en la insurgente Habana de Batista. Pero los fantasmas no viajan solos.

“Gunther tiene la claridad moral para ver a través de la decepción y la hipocresía de amigos y enemigos. Es el tipo de héroe más adecuado para su tiempo… y el nuestro”.
Marilyn Stasio, The New York Times
“A Bernie Gunther le vemos hacer y decir cosas inolvidables. Porque Gunther es quizás el más chandleriano de los detectives de la narrativa actual, sólo que él se mueve por la Alemania de Hitler”.
Lilian Neuman, La Vanguardia