Albertina Azocar la musa de Neruda, fue la mujer que inspiró lo que los expertos han catalogado, los versos más leidos del mundo, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” de Pablo Neruda. Los que sin duda salieron del enamorado corazón de Neruda, cuando embelesado por su musa los escribió, eran adolescentes y se conocieron en la escuela empezando un amor en secreto que duró alrededor de 10 años y que terminó cuando ella por no contrariar a una familia muy conservadora no quiso rebelar el amor y prefirió alejarse de Neruda, ya antes habían tenido algunos contratiempos, él quería casarse y ella no se atrevía, él amenazaba casarse con otra y ella se fue alejando. El amor de Neruda fue ocupado por muchas más mujeres años después, pero él no olvidó a Albertina y ella se guardó consigo durante 50 años las cartas de su gran amor.

Fue ella  y otra musa de Neruda, Teresa León Battiens la que inspiraron los sentidos versos del poeta chileno que han dado la vuelta al mundo y que han sido traducidos a varios idiomas.  Pero Neruda de tiernos sentimientos y amor apasionado tuvo además en sus diferentes épocas otras mujeres que influyeron su obra, el poema 19 fue según él mismo informó inspirado por su musa No. 3 María Poredi.  Muchos años después él conocería a su cuarta musa, Laura Arrué para al final tener un breve romance con la que hoy se sabe fue la quinta musa de Neruda, Olga Margarita Burgos, que no inspiró esos 20 poemas de amor pero si alguno de la época en que Neruda la conoció y a la que luego de casada siguió tratando como amigo, porque durante mucho tiempo mantuvieron una hermosa amistad.

Además de ellas María Antonieta Hagenaar su primera esposa, Delia del Carril la segunda y la definitiva Matilde Urrutia fueron en su momento las mujeres que arrancaron del corazón del galardonado con el Nóbel de Literatura, los sentimientos más dulces y apasionados que aún siguen conmoviendo a muchos.