Huckleberry Finn es un clásico de la narrativa juvenil norteamericana, y aunque Mark Twain su autor tuvo una gran producción literaria, quizá ésta sea la más conocida de sus obras, en lo que influyó seguramente que Huckleberry Finn fue durante mucho tiempo una lectura obligada en las escuelas secundarias de Estados Unidos, hecho que se vio relegado cuando en algún momento los revisores estudiantiles se dieron a la tarea de encontrarle defectos, por decirlo así porque defectos no tiene en modo alguno, y concluyeron que Huckleberry era todo menos una novela adecuada para los jóvenes, porque en las limitadas visiones de aquellos buenos hombres, el libro tenía expresiones “racistas” y “degradantes”.

Hay que leer un libro y establecer lo que ocurre en él, en su justa perspectiva.  Si eso hubieran hecho aquellos no habrían pensado que un libro tan atractivo como “Huckleberry Finn” fuera lo que no era, porque aunque Twain usa expresiones que podían considerarse degradantes para los afroamericanos, no era que el autor pensara así y mucho menos que quisiera contarnos algo de racismo, en el libro esas expresiones corresponden a personajes para los que dichas expresiones eran su forma habitual de expresar, o sea un personaje es delineado con todo  y si hablaban asi no podríamos pensarnos que Twain le pusiera expresiones de hacendado educado y humanista ¿o si? en realidad Twain solo nos pintó el entorno tal como era.

Pero bien, la historia del pobre Huckleberry es apasionante de principio a fin, he ahí uno de los motivos por los que se ha vuelto perdurable.  Abandonado es tomado bajo el cuidado de una dama que se empeña en cambiarlo a toda costa, el pobre chico sufre aún más cuando el padre vuelve por él y lo lleva a vivir lejos en una montaña alejándole de todo.  No queda más para él que escapar y así lo hace, marcha pensando en hacer que su padre y su cuidadora piensen que ha muerto y se va en una aventura llena de problemas y violencia, porque eso si en el relato hay muchos pasajes de brutalidad, que Twain para ser veraz no podía obviar, y que podríamos considerar excesivos, que no lo son, porque el libro solo nos muestra las tierras del Missisipi durante la época que transcurre el relato y lógicamente no nos mostraban una novela rosa sino un cuento de un chico en un entorno que no les en nada favorable.

Un libro estupendo que debe ser leído siempre, no importa si son los jóvenes o los adultos, porque siempre tiene algunos puntos que resultan atractivos siempre, como la amistad de Huck y Buck y porque Huckleberry Finn es un libro netamente americano de una época histórica importante. Lee Huckleberry Finn pinchando aquì