Seguro que a nadie le resulta ya familiar el nombre de McKenzie Phillips, su éxito corto en la televisión duró alrededor de nueve años, cuando era la estrella de un programa familiar “One day at the time” del que fue un día despedida por sus constantes llegadas tardes, ausencias y un comportamiento errático debido a lo que luego todos comprobarían,  adicción a las drogas.

Y como tantas otras niñas estrellas, hijas de astros del cine y la música, McKenzie ha publicado un libro  ”High on Arrival” sus confesiones de una juventud sumida en las drogas con la nota chocante, incesto con su padre el fallecido John Philliphs lider de una banda popular en los años 60, “The mammas and the Pappas“. 

Y bien, la trama se sitúa en un modo de confesiones de la señora Philliphs en las que, vaya valentía, cuenta los años de abuso sexual consensuado con su padre, cuando él la ha introducido en el mundo de las drogas dándole su primera dosis y ya luego en esos ratos de compartir jeringuillas se dan a ella dice “mi padre estaba lleno de amor” a tener relaciones sexuales durante algún tiempo. Ella no guarda rencor a su finado padre, John Philliphs murió en el 2001 y otro asunto serían esas confesiones ahora si el músico viviera, ya estaría la justicia norteamericana haciendo sus averiguaciones de oficio, que ahi estos rollos son importantes para los policías.

El libro alcanza también al Mick, sí al famoso Mick Jagger el líder de los populares Rolling Stones que amigo del señor Philliphs la ahora escritora McKenzie señala quisó seducirla cuando ella era jovencita. Temilla éste que no viene al caso y ya veremos al señor Jagger como sucede en estos cotilleos dando declaraciones por ahí.  McKenzie fue arrestada el año 2008  por posesión de drogas, una lástima siendo que después de tanto tiempo no ha podido superar sus problemas con ellas y ha escrito este libro para según ella hacer un borrón y cuenta nueva sobre su complicada historia familiar,  ojalá le sirva de camino  sanador para ese obscuro secreto, que ella lo ha dicho así, que se guardaba por tantos años.

Cada tanto nos aparecen libros de esta clase, historias poco motivantes sobre los yerros personales de alguien,  ¿Leerlo? a menos que les gusten esos “trapitos sucios” a la vista de todos que algunos llaman, erróneamente “literatura” que literatura no es ¡por favor! no hay que esperar mucho de este tipo de libros, pero como dicen, por gustos se rompen géneros, no quita que a alguien le parezca interesante.