La señora Greer escritora australiana y feminista militante en la imágen, se ha caracterizado de su incursión en la literatura en ser de las más irreverentes y aún así no se le puede achacar más que hacerse cargo de gritar a los cuatro vientos, la sexualidad reprimida en que vivian las mujeres hasta los años anteriores a la revolución sexual, llamándolas a convertirse en las mujeres que debían ser, dueñas de su vida y su cuerpo, el cuerpo que fuera tan natural como se pudiera, para escapar de un mundo uniforme de mujeres similares en sus “depilados cuerpos” como la señora Greer dijo en algún momento. 

La mujer que vislumbraba en los años 70, Greer cuando asustó tanto a hombres como a las mujeres con la publicación de la “mujer Eunuco”, era la mujer plena que disfruta de su vida, es inteligente, sexy y tiene el poder que le da el control de su sexualidad. Greer desde aquellos lejanos 70 ha estado en la controversia.  Ha viajado por todo el mundo y ha experimentado casi todas las opciones en busca de placer, irreverente a tal punto que resultaba incomoda para los maridos que no querrian ver a su mujer convertida en una feminista de ese tipo. 

Greer, se hizo de enorme éxito con su libro ya mencionado y otros tantos, hablando de sus experiencias, de amor en grupo, lesbianismo, violación, abortos, infidelidad y tantos otros. Para una mujer que tuvo una educación tradicional y religiosa de mano de un colegio religioso, sus concepciones sobre las mujeres alteraron la forma de verlas en la segunda mitad del siglo XX.   Ella escribió de manera indecorosa si se quiere ver así, chocante con la moral imperante, resulta demasiado aún para las mujeres, sus defendidas, que pasan por momentos a sentirse asustadas con sus opiniones, nadie querría probarse su propio fluido menstrual como sugiere la señora Greer para comprobar si lo tolera y con eso sentirse libre.  Y aún en pleno siglo XXI estemos o no de acuerdo con la señora Greer a la que sin duda, el movimiento feminista le debe mucho, “La mujer eunuco” y su literatura diferente sí, pero valedera, son un tremendo ejercicio en el aprendizaje sobre la literatura femenina y un acercamiento a una feminista que con sus opiniones ha sacudido a todos en todo lugar.