La crisis alcanza hasta el premio mayor entre los premios literarios, el Premio Nobel de Literatura y aunque los premios en su totalidad habían tenido una ligera alza en el reconocimiento en numerario en el 2010 ahora se ha anunciado que se ha rebajado de los mismos un 20% resultado de la crisis, como una medida para evitar que sean más afectados en el futuro. No sorprende por cuanto la Fundación de los Premio ya había dejado entrever que su capital ya no cubre sus gastos.

El recorte que se aplicará a todos los Premios Nobel también viene acompañado de una reorganización en la gala de los premios que se adecuarán a la economía actual, ya no se pueden hacer grandes faustos en un mundo sumido en la crisis económica global. Aún así esto es solo una medida previsora, la Fundación ya adelantó que no están en crisis solo están, intentando ser previsores ante una situación económica que afecta a cualquiera y la Fundación obtiene sus ingresos para operar y para pagar los Premios de la inversión en  seguros y valores mobiliarios de cuyos intereses se dividen  en cinco partes iguales para los cinco premios, según estableció el propio Alfred Nobel.