Realmente “Fortunata y Jacinta” es una novela de leer y nunca olvidar, una historia femenina del excepcional Benito Pérez Galdós una puede leerla siempre, sin nunca sentirse aburrimiento de su trama, hay que reconocerle al gran autor español, una historia tan previsible que en sus manos se convirtió en una de las mejores de la literatura española.  Y es que las viscitudes de Fortunata parecen un deseo inconsciente de siempre ser maltrata por los hombres y un nunca querer aprender de la experiencia, aún así nos mueve por momentos a la compasión.

Fortunata es una muchacha pobre en la que se fija un joven caprichoso y rico, Juan Santa Cruz. Como suele suceder luego de encapricharse de ella por algún tiempo, la abandona y se casa, como suele suceder o solía suceder en los tiempos en que transcurre el relato, con una prima educada y adinerada, Jacinta.  Jacinta luego de algún tiempo comprueba que es estéril lo que le atormenta a ella, al marido y toda la familia.  Mientras aquello ocurre Fortunata se entrega a relaciones con hombres aprovechados y lleva un malvivir, hasta que se encuentra con Jacinta y reanuda sus relaciones con Santa Cruz que como es normal, la volverá a engañar y abandonar ahora embarazada.

Antes de ello Fortunata que ha hecho matrimonio ha traicionado al marido con Juan Santa Cruz, y se las habrá con la desilusión de aquel, que recién parida le informa que su amante la engaña con una amiga común, lógicamente el apasionado carácter de Fortunata no le permitirá quedarse asi por así, y va en búsqueda del traidor, pero cae enferma y muere.  Su hijo será criado por la esposa de Santa Cruz, Jacinta, noble y generosa que además logrará a través de la infortunada cumplir su sueño de ser madre.

Galdós (1843-1920) es uno de los mejor considerados autores del Realismo español de Siglo XIX. En su haber una gran producción literaria entre las que se cuentan “Doña Perfecta” y “Marianela“.