Este es un cuento  del genial escritor ruso sobre los celos, la infidelidad, las confusiones, un marido que duda y que gasta las horas que debiera destinar a su descanso y sueño  en controlar a su cara mitad, que por cierto es muy inclinada a andar de bailes y operetas con caballeros, a los que aún se atreve de presentar al marido.

La historia transcurre entre las desdichas del pobre Ivan Andreievieh, que gasta las noches controlando a su locuaz cara mitad, ya va al teatro, ya se topa con otro, al que pretende es el “amigo” de su mujer, no quiere saber de nada que no sea confirmar sus sospechas y en esa empresa se enreda de tal manera que resulta ya les digo, un relato realmente gracioso, sobre todo cuando un día se cuela en una casa que piensa es el lugar donde su mujer se cita con su amante, en tal casa no está su mujer sino un matrimonio de lo más pacífico  y se cuela bajo la cama, donde ináudito! se encuentra con otro caballero  que también ha errado el camino. 

¿El final? muy  bueno y este cuento no  me ha resultado diferente de las demás obras de Doistovesky de las que muchas llevan esa tónica ser un divertido relato que  al finalizar te quedas con el agradable gusto de su lectura sino la han leido, se las recomiendo.   Este forma parte de una pequeña colección de cuentos del autor ruso, que son cada uno de lo más interesante.

Lee la obra de Dostoievski pínchando aquí