Escritores famosos fueron rechazados, como todo mundo los grandes literatos intentaron hacer su obra y luego buscarse un editor, muchos de los hoy laureados y considerados “gigantes” de la literatura  y cuyos libros han supuesto un deleite para muchas generaciones, fueron en un momento dado motivo de rechazo, que si su obra no era lo suficientemente interesante, que si no escribían bien, que si eran todo menos escritores, ¿lo bueno? es que siguieron intentando y ésa es la base del progreso personal y colectivo “intentar” aún cuando parezca que no hay oportunidad, y ellos nos dan el mejor ejemplo.

Emily Dickinson intentó publicar sus poemas desde que comenzó a escribir sin embargo recibió a la primera un contundente rechazo sobre de que sus poemas eran “carentes de belleza, sin cualidades poéticas y notorios por sus defectos”.

George Orwell cuya obra es referente hoy de la literatura mundial y algunas de ellas han supuesto una obligada lectura en escuelas y universidades, vio rechazada su “Rebelión en la Granja” porque “es imposible vender historias de animales”.

Willian Faulkner destinado a ser uno de los autores norteamericanos más influyentes fue rechazado, y vaya rechazado de la peor manera el editor le respondía a su solicitud de leer su obra “Dios mio  yo no publicaría esto jamás”.

Ernest Hemingway el galardonado con el Nóbel fue rechazado no una sino varias veces y algún falto de visión editor consideró su obra “seríamos crueles y extremadamente malvados si nos decidieramos a publicar su trabajo”.

Rudyard Kipling el famoso autor de un libro no menos famoso “El libro de la Selva” era rechazado por San Francisco Examiner en donde un poco acertado y quizá poco tiempo más adelante arrepentido editor le informaba ” lo siento señor Kipling pero usted ni sabe manejar el inglés”.

¿Sorprendidos?  ¿intentas escribir  y no sientes motivación? ¿te rechazaron? pues vuelves a intentar quién sabe si un día tu seas otro éxito literario que un limitado editor o crítico no logró ver.