Enamorarse y no de Mario Benedetti, explora como casi toda la obra del autor el amor, los caminos complicados del amor, el enamorarse, el desenamorarse, lo que ambas cosas representan en nuestra vida. Sin duda que todo mundo sabe ya que enamorarse puede arrastrarnos por un camino de emociones cada instante nuevas, cada instante vitales y el arrancarse del corazón el amor, nos puede sumir en un mundo de tristezas y desencantos, e igual que alegria el amor nos da dolor, y también pese a nuestra conciencia de ello, nada más hermoso que arriesgarnos a vivir el amor.

Por los momentos en que alguien puede hacernos sentir  diferente, por la agradable sensación de darle a alguien más cabida en nuestra vida y nuestro corazón…porque al final el corazón ama y soporta, y aunque a veces nos parezca imposible se recompone y vuelve a intentarlo…

Cuando uno se enamora las cuadrillas
del tiempo hacen escala en el olvido
la desdicha se llena de milagros
el miedo se convierte en osadía
y la muerte no sale de su cueva
enamorarse es un presagio gratis
una ventana abierta al árbol nuevo
una proeza de los sentimientos
una bonanza casi insoportable
y un ejercicio contra el infortunio
por el contrario desenamorarse
es ver el cuerpo como es y no
como la otra mirada lo inventaba
es regresar más pobre al viejo enigma
y dar con la tristeza en el espejo