Emilio Castelar el más grande de los oradores del siglo XX, hablar de la elocuencia del señor Emilio Castelar es hablar solo de una parte de su enorme talento, porque Castelar era también un reconocido y talentoso catedrático universitario de Madrid bajo el reinado de Isabel II, un prosista de los mejores de su generación, un político combativo, un hombre inteligente y erudito, y un ciudadano entregado a sus convicciones políticas que ya le llevarían a enfrentarse a la monarquía reinante y también al exilio.

La vida de Castelar estuvo determinada en alguna medida por la política, nacido en Cádiz en 1832, Castelar vivió el exilio de su padre, perseguido por ser acusado de afrancesado y quien se refugio en Gibraltar.  Quedo huérfano de padre siendo muy niño y se mudó con sus abuelos a Alicante, su madre tuvo una gran influencia en su vida, ya que motivó la pasión por la lectura que el pequeño Emilio Castelar demostró y con ello, su entusiasmo por el estudio que le llevo a la Universidad de Madrid y a licenciarse a los 20 años en Derecho y Filosofía y ya luego pasaría a dictar la cátedra  de historia en la Universidad Central donde trabajaba cuando escribió “El rasgo” una crítica a la política de la reina Isabel II.

El resultado de su artículo lo hizo ser retirado de su cátedra, lo que provocó la renuncia del plantel de profesores universitarios y aún del mismo rector, protestas estudiantiles que fueron sangrientamente reprimidas por la guardia y que se conocieron como “La noche de San Daniel” el 10 de abril de 1865 cuando la policía reprimió a los estudiantes en La Puerta del Sol. Aunque fue restituido en su puesto, pronto se vio involucrado en una insurrección y condenado a garrote vil, que evitó exiliándose en Francia.

De vuelta en España participó en las revueltas que destronaron a Isabel II, de la que siempre reprochó su reinado, en los siguientes años se involucró en todo tipo de actividades políticas y aún ocupó algunos puestos públicos. Su talento en oratoria  fue reconocido por sus contemporáneos, y su fama trascendió más allá de las aulas universitarias o la Madrid de su época, convirtiéndose en uno de los más admirados oradores de España y como prosista logró grandes aciertos en sus artículos publicados en su época y en sus obras como Fray Filippo Lippi, un trabajo de exhaustiva investigación, donde Castelar aborda la vida del gran genio de la pintura italiana. Emilio Castelar murió en Murcia el 25 de mayo de 1899.