Simone Beauvoir sacudió a los rigidos burgueses en los mediados del siglo XX, su concepción sobre la libertad femenina y sobre el género, resultaba demasiado liberal para aquellos  que,  no se pensaban que sus hijas, mujeres, hermanas, debieran leer nada que les incitara a pensarse como seres independientes, y con derecho a asumirse la vida por si mismas.

Mucho ha cambiado el mundo para algunas  desde entonces, cuando Beauvoir escribió “El segundo Sexo” el mundo seguía siendo un mundo regido por los hombres, y las mujeres se adaptaban a ese mundo en el que solo estaban para ser dirigidas.   Aunque debemos decirlo, hoy en día el mundo para muchas, en algunos lugares, sigue siendo igual de limitante, para las occidentales, aquel libro de Beauvoir, supuso un cambio de situación.

Considerada la madre del feminismo, Beauvoir fue una mujer de avanzada, novelista de éxito, filósofa del existencialismo y una mujer que como escribía,  se asumia su propia vida.  Convivía con el gran Jean Paul Sastre y aunque vivieran juntos, se planteaban una vida con su propia libertad e individualidad, como ella lo pregonaba, una mujer dueña de sus decisiones y su libertad.

Las mujeres que en aquellos años 40 y 50, tuvieron contacto con la literatura de Beauvoir, se enteraron de cuan posible era manejarse sus vidas, dejar de ser dependientes, se enteraron sin duda maravilladas, que podían definirse el sexo como les pareciera, que podían y no por ello debían considerarse en mala manera, plantearse sus necesidades sexuales, y ejercer la libertad en cuanto a su vida y su cuerpo.

De Beauvoir murió en los años 80, para entonces ya la liberación sexual había pasado de un libertinaje a una sociedad que empezaba a plantearse un equilibrio entre la libertad y ese mismo libertinaje.  Pero aquel libro, aunque a las mujeres de hoy poco o nada les plantee ya, dio el empujón que necesitaba aquel mundo, de mujeres confinadas al hogar, que solo habían conocido el papel que les habían asignado, y no el que por derecho les correspondía.

Lee “El segundo sexo” pinchando aquí