El Mito de Psique y Eros o un amor complicado, ya les he contado en otros post sobre los mitos griegos que luego se convirtieron en parte de las creencias de la cultura romana y que de alguna manera se fueron haciendo presentes en la literatura, como el de Psique y Eros, al que se refiere  Lucio Apuleyo en la novela latina “El asno de oro” que fue escrita en el siglo II después de Cristo y que entre otras historias que ya adelantan lo que siglos después sería la novela picaresca, nos cuenta la historia de uno de los mitos griegos más conocidos.

Psique cuyo nombre resulta aliento, se ha ligado por siempre al alma, de ahí que la expresión de “último aliento” que se dice de alguien al morir exprese que le ha abandonado su alma. Aunque “El asno de oro” tiene  otras historias algunas divertidas, es el mito de Psique y Eros la más larga. En ella da cuenta de Psique la hija de un rey de la antigua Anatolia, una muchacha hermosa a la que la diosa Afrodita envidiaba tanto como para enviar a su hermoso hijo Eros, a herirla con una flecha oxidada que le hiciera enamorarse del hombre más feo que encontrase.

La historia se complica cuando el joven Eros ve a Psique y queda prendado de ella, decide llevarla consigo pero para evitar la furia de su madre la esconde y solo se deja ver por ella en la oscuridad de la noche,  de modo que ella no sabe cómo es aquel con el que yace cada noche y ha empezado a amar. Pero Psique complica la trama cuando pide a Eros reunirla con sus hermanas que le aconsejan ver al hombre que es su marido, lo que para Eros cuando ocurre una noche en que duerme y Psique con una vela devela el misterio, la desconfianza anida en el corazón de Eros que la abandona.

La historia va de pesar en pesar cuando Psique acude a Afrodita para rogarle devolverle el amor de Eros, la Diosa la más bella entre las diosas sin embargo es también la más rencorosa y la más despiadada y envía a su casi nuera en búsqueda de más belleza para ella al inframundo, porque Psique al herir el corazón de Eros, según Afrodita, le ha preocupado tanto a ella que le ha restado su belleza.

El mito concluye, cual novela moderna, con Eros perdonando a Psique, cuando  Psique mujer curiosa y poco reflexiva se ha metido en problemas cuando en lugar de llevar la belleza a su suegra se la ha querido quedar para sí. Los dioses sin embargo, terminan uniendo a la pareja que engendran otro dios, El Placer.