fausto de goethe

El mito de Fausto en la literatura, muchos conocerán la célebre obra del autor alemán Goethe “Fausto” en donde retoma un viejo mito de la literatura europea, un doctor vende su alma al diablo a cambio de su juventud. La historia gira sobre su arrepentimiento que nunca es total porque el diablo se ocupa de evitarlo y el disfrute de lo que él quería el conocimiento y los placeres de la vida. Este quizá sea el Fausto más famoso en la literatura, pero muchas más autores se han ocupado del viejo mito europeo que data de la época medieval.

El mito se remonta a los años finales del 1400 en la región de Baden Wuttemberg Alemania, donde un hombre extasiado por la alquimia, hacia sus experimentos y su ansía de conocimiento para llevar a cabo los mismos, le llevó a entregar su alma al demonio. A partir de ahí el mito de Fausto fue una leyenda popular en Europa que fue de generación en generación para hasta 1587 un escritor de Espira escribió por encargo de un editor su “Historia del Doctor Johan Faust” una moralizante versión del tema que tuvo enorme éxito y se conoce hasta hoy.

Existieron muchas versiones poco valiosas hasta que en 1592 el inglés Christopher Marlowe escribió su “La Trágica historia del Doctor Fausto” un Fausto recordado por todos porque era tal cual el hombre de dicho tiempo, un ilustrado renacentista. A este Fausto siguió el célebre poema de Goethe. Pero Fausto también se convirtió en música de Richard Wagner. Y en 1947 el galardonado con el Nóbel, Thomas Mann escribía su propia versión Doctor Faustus, en esta obra, el autor aprovecha para enviar un mensaje entre líneas Fausto vende su alma al diablo, como Alemania vendía su libertad al nacionalsocialismo.

¿Existió Fausto? los expertos han indagado a lo largo de la historia, y hoy se cree que fue quizá solo una invención medieval de aquellos que miraban aterrados como algunos se decantaban por la naciente alquimia, y claro un reflejo de las preocupaciones sobre la vanidad del hombre y hasta dónde está dispuesto a renunciar por conseguir sus objetivos.