El galardonado con el Premio Cervantes Jorge Edwards, es un escritor de gran talento, lo prueba con creces  en “El inútil de la familia” una historia en que los diálogos, la información histórica, la revisión del entorno social hace más que amena y que nos trae la propia historia de su antepasado, un tío abuelo también escritor y triunfador, a quien sin embargo su literatura lo llevo al exilio y al desastre:  Joaquín Edwards Bello.

Nuestro protagonista era el tío abuelo de Edwards, un hombre que en su momento logró conmocionar a la sociedad de su época con la publicación de su libro “El inútil”, notarán aquí que Edwards ha fusionado el nombre del libro de su tío abuelo con el de este su libro, Edwards Bello era bisnieto del afamado Andrés Bello, por el que sentía una admiración casi obsesiva y sobre su personalidad centró mucha de su obra, en “El Inútil” Edwards Bello la emprendió contra su clase social y ello le provocó la ira de sus contemporáneos lo que lo llevo a Brazil como exiliado, esto forma parte importante en la obra de Edwards.

Edwards nos escribe en “El inútil de la familia” una nueva percepción sobre la vida de su famoso antepasado, su juventud, su literatura, su admiración a otro noble antepasado, sus viajes por el mundo, el exilio y la afición al juego en el marco de la vida de un país hermoso: Chile.  Ocurrren los hechos a la par de importantes etapas en la vida chilena, como la guerra civil. La novela es más que interesante, es un ejercicio en una forma narrativa única y diferente en la que Edwards intercala pasajes de las obras de su tío abuelo, nos plantea datos históricos, mezcla diálogos de ficción y realidad y nos mantiene en vilo de principio hasta el fin cuando Edwards Bello utilizando la Colt que su padre le ha regalado acaba con su vida.

La novela se inscribe entre lo mejor de la literatura latinoaméricana contemporánea, 2004.  Jorge Edwards nació en Chile en 1931 estudió derecho e inició una carrera diplomática que le llevo a la Universidad de Princenton para estudiar ciencias políticas.  A la par que fungía como diplomático empezo a publicar sus primeros cuentos en la década de los años 60. Colaboró en el Gobierno de Allende pero algunas confrontaciones mientras fue destinado a Cuba lo alejaron de América llevándole a París, cuando estalló el Golpe de Estado Chileno se refugió en Barcelona,  en donde se dedicó de lleno a su literatura y a trabajar para la editorial Seix Barral.

Aunque regresó ocasionalmente en Chile su trayectoria se ha desarrollado en España a donde obtuvo el Premio Cervantes y donde se ha nacionalizado recién.