El Huerto de mi Amada de Alfredo Bryce Echenique, romance, prejuicios, la pasión, y la rebelión en contra de la censura social de un amor que no es lo que las convenciones sociales dan por aprobado pero que aún así existe y se siente y se vive por los personajes, como recordándonos que el verdadero amor es una chispa que se enciende en un momento sin que podamos por ello controlar lo que sentimos y menos aún preveer en quién se depositarán nuestros caros sentimientos. ¡me encanta esta novela!

Los hechos tienen lugar en medio de la sociedad peruana de los años 50, recordemos que el autor Alfredo Bryce Echenique es el hijo de una familia acaudalada de Lima Perú y viviendo en el entorno de la riqueza y la clase acomodada nos puede pintar sus vivencias mejor que nadie. Echenique es hoy por hoy uno de los autores latinoaméricanos más leidos en el mundo y luego de leer esta historia, seguro que ustedes sabrán por qué.

En la historia una fiesta de alta sociedad reune sorpresivamente a dos personas que no tienen en común nada que pudiera adelantarnos que se enamorarán y se dejarán llevar por la pasión, contra los prejuicios de su misma clase y la reprobación, que ya todos sabemos cuán fácilmente el mundo se da a la tarea de enjuiciar las decisiones personales de los demás. La obra “El huerto de mi amada” ha tomado su nombre  de un tango limeño que seguro gusta a un limeño como Bryce Echenique.

Carlitos no es más que un adolescente mimado y de rica familia que en una fiesta en plenos años 50 se encuentra con una mujer adulta de la que le separan no solo 16 años sino la censura pública, y como ya les digo, la pasión y el amor son una chispa y no puede hacerse nada al respecto así que nuestros protagonistas a medida que transcurre la fiesta se ven envueltos en una atracción que los lleva a huir y refugiarse en una casa en las afueras de la ciudad, que pertenece  a nuestra heroína Natalia.

Todo podría parecer fácil de solucionarse, ella está separada de un marido tiránico y tiene suficiente dinero y recursos para no necesitar de nadie, la novela nos lleva a un amor apasionado del que claro el autor nos da  ideas, sugerencias, sin contarnos abiertamente nada sobre el sexo y la pasión pero haciéndonos pensar y meditar sobre los monólogos de los protagonistas, nos lleva con ellos a París y nos enfrenta a la lógica muerte de un amor condenado por todos, ella enamorada de un joven y que ve que envejece se niega a aceptarlo y le traiciona igual que se ocupa de que casi lo muelan a golpes.

El en algún momento recupera el juicio o el amor no era tanto y se enamora de otra, el amor de la novela al principio tan rosa, tan emocionante, no lo es al final, porque no dura, se acaba, y aunque es un relato sobre un inmaduro joven que de repente se topa sin esfuerzo con el amor que todos anhelan y una mujer que por momentos también se piensa que el tiempo se detiene con el solo hecho de desearlo, la obra se entrega a la critica sobre la sociedad en la que los protagonistas se mueven, nos delinea la vida de los ricos y pobres de la Lima sudaméricana ciudad con sus mátices, bellezas y no bellezas, una novela bordada en oro por su autor, que les gustará de principio a fin.