Siempre me ha parecido que las versiones cinematográficas le restan encanto a los grandes libros, aquellos que en su momento de bestsellers dieron paso a convertirse en taquilleras películas, pero hay excepciones como todo en la vida ciertamente, y “El Graduado” de Charles Webb lo confirma.  Aunque muchos la habremos visto en esas “reprisse” de viejos clásicos que se dan en la  televisión, debido a que la cinta data de 1967 y el libro fue publicado en 1963, es una obra que no podemos dejar de lado, porque es tremendo libro ya les digo, y tremenda película.

Benjamin vuelve a casa luego de graduarse de la universidad, y se reencuentra con los viejos amigos de la familia el matrimonio Robinson, que tiene una hija de su misma edad, todos pretenden algo de Benjamin, el señor Robinson que se fije y quizá se enamore de su hija después de todo le conoce desde siempre y le considera el candidato ideal para Elaine. No así la señora Robinson quien también se interesa en Benjamin pero en otro orden de intenciones, ya que mujer adulta, casada insatisfecha, anhela entablara una relación sexual con el joven hijo de sus vecinos, lo que logrará cuando Ben la lleve de vuelta a casa luego de la fiesta de bienvenida que han organizado sus padres.

Lejos de pensarse está Ben de las intenciones de Mrs. Robinson y aunque por momentos dude y él se encuentre precisamente en una etapa complicada de su vida, la confusión de la juventud, el anhelo de libertad, el choque generacional, se deja llevar por Mrs. Robinson que además tratará de alejarle de Elaine la hija. Pero un bonito relato en donde en capítulos que ya son trágicos, Benjamin nos enseña que las decisiones personales afectan a nuestro entorno, y de risa con sus temores casi infantiles de ir a un motel y tener sexo porque sí. Hay cosas serias claro que sí como el alcoholismo de la señora Robinson.

Un libro mítico en una película excepcional, hay que leer aquel y ver ésta, reconocer el talento de su autor Charles Webb que con su historia de la clase media californiana no queria hacernos ver sobre el amor de una mujer adulta con un joven, (ya sabemos que a los ojos de nuestras mentalidades “modernas” esto es más reprochable que la relación hombre adulto mujer joven, disparidades de género siempre) sino a la mentalidad de la clase blanca norteamericana, profesionales, con vidas cómodas y una sátira a sus valores.

Al final triunfa el amor y la juventud, el empeño en alcanzar lo que se desea, y el espíritu de la juventud que muchas veces no se atemoriza por los inconvenientes, lo comprobamos así en la huida de Ben y Elaine cuando al final de la novela marchan de la iglesia en plena boda. El encanto del amor que sobrepone a las adversidades y una crítica a la moralidad de la clase media en un libro que les encantará.  Lee “El graduado” pinchando aquí

A Charles Webb siempre le pareció que la película lejos de beneficiarle perjudicó su carrera literaria, aún cuando “El graduado” en la versión cinematográfica a diferencia de muchas otras, sí corresponde totalmente al texto de Webb por el que recibió sólo US$20,000.00, una cantidad baja considerando el gran éxito de la cinta y que impulsó eso sí la carrera de su director cinematográfico Mike Nichols pero no la de Webb.  Todo fue un éxito alrededor de “El Graduado” porque la banda sonora fue una de las más populares del cine, creada por Simon & Garfunkel.