El fin de la aventura de Graham Greene, el amor no siempre hace felices a todos, es una apasionada novela con tintes de autobiografía del célebre autor, que relata una pasión desbordada y un amor verdadero bajo los peligros de la Segunda Guerra Mundial, en un Londres donde a cada vuelta de esquina bien podías perder la vida bajo las bombas.  Un libro que fue publicado en 1954 y tuvo enorme éxito, aunque en los últimos años poco o nada se lea sobre éste porque otros de la autoría de Graham Greene son hoy muy conocidos.

La religión está presente a lo largo de la historia. Con esas dudas que pueden aquejar a todos, y es que el amor a Dios, el amor hacia alguien más, y el propio amor por si mismo, parecen estar siempre en un estado antagónico en que no se logre ni satisfacer el amor propio sin sacrificar el amor que se siente por ese alguien y que igual ambos amores pueden estar  reñidos con el amor a Dios.

Nuestra pareja, un escritor sin éxito y una mujer casada  sin felicidad alguna, se conocen en una fiesta y se ven subyugados por el amor mutuo. Ella Sarah está casada con un gris amigo de Maurice. Es imposible resistirse al amor y se entregan a la pasión hasta que un hecho sorpresivo le da un giro a su vida.  Reunidos en un edificio para sus encuentros románticos, de un Londres que parece tan triste y depresivo como el mismo relato, una bomba hiere a Maurice y Sarah promete a Dios, que si lo salva se alejará de él.  El se salva y ella se aleja sin explicación alguna.

Será hasta el final y luego de muerta ella, y cuando Maurice se ha empeñado en hacerla seguir por un detective, que se enterará por qué de su abandono. Ha renunciado al amor de su vida para cumplir la promesa hecha a Dios, y es aquí donde el autor nos confronta con la religión y la realidad, a la interrogante de si se puede ser un creyente sin tener que intentar ser un santo y a afrontar que igual se puede ser religioso y sucumbir a los naturales cambios de la vida.

Una novela que cautiva desde el principio hasta el fin, y es que como bien dice Greene al iniciarla ninguna historia tiene principio ni fin.  Graham Greene trasladó a las novelas que le dieron tanto éxito sus propias vivencias, de todos sus contemporáneos era conocida la infelicidad de su matrimonio debido a sus constantes infidelidades. Un escritor notable para una novela inolvidable.  Lee gratis “El fin de la aventura” pinchando aquí