Antes de pensar que su personaje más famoso James Bond, se convertiría con el tiempo en un ícono de la cultura pop, Ian Fleming se dedicó con ahinco a la escritura de sus novelas donde aparecía nuestro célebre personaje, el agente secreto 007 al servicio de su majestad.  Ian Fleming  escribió mucho Bond y sus aventuras sobretodo luego de que su personaje fuera llevado al cine y convertido en un hito cinematográfico que dura hasta hoy.

Y como suele suceder muchos amantes del cine habrán disfrutado de Bond, aún esperamos disfrutar mucho del 007, y conocen sus historias a fondo. Pero pocos en realidad habrán disfrutado de la trama en la novela y seguro desconocen que muchas historias de Bond llevadas al cine hasta hoy, son un tanto alejadas de las célebres novelas de espionaje que el creador de Bond creó muchos años hace.

Una de ellas es La espía que me amó, considerada hasta hoy una de las más taquilleras de la saga Bond, y en la que la chica Bond Bárbara Bach encarnaba a la agente rusa Anya Amasova, un personaje que no correspondía a la heroína de la novela.  Y bien vale si eres asiduo a las aventuras de Bond ¿quién no? leer una de las muchas novelas de Ian Fleming que seguro te sorprenderás.

En la historia novelada que dio orígen a la película, una pobre chica Vivienne Michel no las tiene consigo en el amor y se siente un tanto desilusionada de los fracasos sentimentales que ha tenido, así que decide darse un cambio de ambiente y marcha de Londres donde vive con destino a Canadá donde vivirá con una tía, sin embargo cambia de planes y se marcha en una Vespa hacia Estados Unidos.

En el camino se emplea en un hotel con una pareja que parece buena al principio y luego demuestra sus malas maneras, haciendo víctima de maltratos a Vivienne.  Mientras aquello ocurre unos hombres se alojan en el hotel y también lian a la pobre muchacha, hasta que Bond que ha llegado al hotel la socorre. Como también suele suceder ella se enamora de él.

Cuando Bond acaba con los malos personajes debe marchar y ella debe resignarse a olvidarlo…he ahí por qué la novela original se llamaba “El espia que me amó” y en la versión cinematográfica era “la” y no “el”. Sencillo, en la novela Vivienne está enamorada de su protector que resulta ser Bond un espía, que parece amarla pero que la abandonará.  Leerla es todo un descubrimiento y tiene toda la emoción de siempre, del famoso 007.