En el 2002 cuando la exitosa película “El Crimen del Padre Amaro” atraía al público por su controvertida temática, la gente no toda claro, pensaba que era uno de esos nuevos argumentos que salen por ahí, ignorando que ésta era una obra, del autor portugues José María Eca de Queiros, quien cuando la publicó por partes, en una popular revista en 1875, sin duda alguna conmocionó a la sociedad de la época, con una novela, que pintaba a su modo, la vida en las comunidades rurales de su natal Portugal, desnudando lo que sin duda como también siempre ha sucedido, la gente observa pero calla, la hipocrecía tanto de orden social como religioso. 

La novela de Eca de Queirós, la revisó en su segunda edición el autor, y bueno resulta una novela muy buena, entre la producción del escritor portugues, que escribió otras historias y artículos sobre sus viajes, ya que además de escritor fue diplomático, y esos viajes le llevaron lo mismo a Egipto que a Cuba.

El Padre Amaro, representa la hipocrecía de una religión que peca, y solapa detrás de un manto de silencio sus malos procederes.  Amaro llega a un pequeño poblado para hospedarse en la casa de una mujer que tiene una hija, Amelia.   La madre de Amelia se rumora tiene relaciones con un religioso del lugar y Amelia está de novia con un chico del pueblo.  Pronto el Padre y la joven entran en devaneos, que se vuelven cada vez más apasionados, el novio evidencia lo que pasa anónimamente, pero el pueblo, lejos de apoyar al que denuncia la hipocrecía religiosa, lo rechaza, culpa, obligándole a renunciar a Amelia y marcharse del lugar.  Amelia embarazada de Amaro, que ha logrado convencerla que lo que ocurre entre ellos es algo normal y para nada pecado, tiene un hijo y muere poco después, Amaro lo entrega para que sea muerto, hecho que ocurre aunque por algún momento el Padre Amaro sienta arrepentimiento. La impunidad en que queda su reprochable proceder, es patente cuando acabada aquella tragedia se muda a la capital del país y sigue sirviendo como religioso.

José María Eca de Queiros, catalogado dentro de la corriente romántica realista, quizá sea conocido más por este libro.  Pero él escribió muchos artículos e historias con éxito.  Nació en noviembre de 1845 hijo natural de un magistrado y una joven que no le reconoció al nacer, fue criado eso sí por sus abuelos y obtuvo una buena educación, demostrando talento para las leyes, y habiéndose casado sus padres años después de su nacimiento y radicado en Lisboa, de Queirós se estableció con ellos al terminar la universidad y poner su bufete de abogado,   para 1866 escribía ya algunos artículos en algunos diarios, lo mismo que se preparaba para iniciar su carrera diplomática, que lo llevo por algún tiempo a Inglaterra entre otros lugares, ahí fue donde escribió sus artículos “cartas desde Inglaterra“.

Estaba radicado en París cuando murió en el año 1900, ha sido uno de esos escritores talentosos, que sin embargo eran hombres calmos, que llevaron vidas tranquilas, obtuvo gran reconocimiento en vida por su obra y hoy es uno de los autores más traducidos.