Cuando uno se piensa en Africa, sin duda alguna se imaginará inhóspitas  tierras y seres humanos  viviendo en lugares perdidos en la jungla, así es el Africa que nos han pintado a través del tiempo, y es que eso ocurre aunque Africa sea hoy por hoy, en algunos lugares moderna y pujante.  Aún subsisten culturas milenarias, en lugares perdidos ya les digo, llenos de vegetación, con el murmullo de los ríos y los animales que algunos solo nos vemos en el zoo, quizá sea por eso que una novela, como la de Joseph Conrad siempre nos despierta la curiosidad, una curiosidad que sin embargo, luego de ser satisfecha nos ha dejado además, un acercamiento a una obra hermosa escrita por uno de los mejores escritores ingleses, aunque aún debemos recordar que Conrad, era polaco nacido bajo la ocupación rusa, que marcó su obra literaria, una vida de niño exiliado que trasladó sus sentimientos convertido en adulto, a sus obras literarias.

El corazón de las tinieblas” ha estado siempre, rodeado de controversia, algunos en algún momento, lo describieron como una novela cargada de racismo, por la forma en que Conrad describió al llamado “continente negro” pero la historia, como algunas veces felizmente sucede, ha corregido el errado parecer de algunos sobre la novela, Conrad era una víctima del colonialismo, y se crió en una potencia colonialista, Inglaterra, eso no dejo de afectar al futuro escritor, como ya dije, y “El corazón de las tinieblas” lejos de ser racista es una crítica dura contra ese colonialismo.  Conrad emprendió muy joven un viaje a Africa y pasó casi un año en el ambiente de un Congo maltratado por el poder colonialista belga, entonces vamos comprendiendo que Conrad sabía muy bien de lo que hablaba.

La obra nos lleva de la mano del marinero Marlow a una expedición, con unos cuantos compañeros de viaje, se internan en la selva, en búsqueda de un compañero extraviado años atrás, su recorrido bordeando el río Congo, enfrentando toda clase de peligros, encontrando al que buscan, muy enfermo como para poder volver a casa con vida, y sobretodo, a una vida de colonia que lejos de ser paradísica y armoniosa, es una vida de exclavitud de los índigenas por parte de los colonos, el sufrimiento de aquellos marcará a nuestro protagonista y el regreso a casa con un resultado infructuoso.

Esta novela es un relato  que nos permite una visión de la literatura al estilo de Conrad, una aventura en Africa, realidades que quizá no han cambiado en un continente que no nos parece al leerlo muy diferente del que nos enteramos hoy. Un libro maravilloso que desde su publicación en 1899,  por entonces solo un pequeño cuento que luego se convirtió en novela, ha merecido los mejores elogios y es uno de esos libros obligados para los que amamos la literatura.  Lee “El corazón de las tinieblas” pinchando aquí