El Club de los corazones solitarios de Elizabeth Eulberg, con una portada que nos lleva a pensar en la mítica portada que tanto han versionado imitando al grupo The Beatles, el paso del cuarteto en el paso de cebra es una  imagen recurrente de la cultura pop de nuestro siglo, y el título tampoco se aleja de aquellos famosos de Liverpool que al leerlo ya nos pensamos en aquellos corazones solitarios del Sargent Pepper, pero bueno éste es un libro de hoy, de una escritora contemporánea, que como quien dice ha triunfado, porque este libro juvenil ha sido ya reseñado en The Angeles Times, ya saben uno de los lugares a donde se mide la popularidad de un libro y ahora lo publica en español Alfaguara, así que ya en nada cuando quieran podrán disfrutar esta historia adolescente.

El capítulo de entrada en la promoción del libro, nos trae a una adolescente Penny Lane Bloom jurando no fijarse nunca más en ningún chico y jurando que no volverá a caer en sus artimañas a menos que se mude de ciudad o haya pasado una década, el monólogo de nuestra chica resulta un tanto enfurecido, decepcionado, sobre de los chicos como seres mal intencionados que solo se acercan a ti, hasta lograr sus fines y a partir de ahí te olvidarán. Una historia recurrente, una experiencia femenina y un sentimiento de género que no cambia ni cuando tienes 20 ni cuando tienes 40, el amor puede ser sencillamente frustrante, y aún así, me lo pienso yo,  aunque te propongas rehuirle y te creas “curada de espantos” con respecto de ellos, un día Cupido (él si muy mal intencionado) hace de las suyas otra vez.

Y aunque como ya les decía la portada que han rememorado en este refrescante libro es una imagen cotidiana para todos, la historia resulta igual de valedera, sobretodo porque, y por eso me encantan estas historias juveniles, aunque pase el tiempo y las cosas cambien, nuestras sociedades se relajen al punto de espantarnos a nosotros mismos, los sentimientos de amor y amistad siguen siendo los mismos, los adolescentes de hoy se enfrentan a las mismas emociones de alegría y de frustración, que se enfrentaron los adolescentes de ayer. El libro promete claro que sí.