El cartero siempre llama dos veces, sexo y violencia, éste es uno de esos libros que todo mundo conoce, aún los que jamás leyeron la historia escrita por James M Cain, sencillamente porque también es uno de esos raros casos en que la versión cinematográfica cautiva a todos, y me refiero a la gran versión original rodada en 1946, luego de que el libro fue publicado en 1934 y en algunos lugares como Massachussetts prohibido, en aquella fabulosa cinta con una exuberante Lana Turner y un John Garfield grandes estrellas de la Metro Goldwing Meyer uno de los grandes estudios que precisamente ahora se declara en quiebra.

Pero ha sido su mismo autor James M Cain quien ayudó a convertir su novela considerada una de las mejores novelas negras del Siglo XX, a convertirla en un largometraje que fue un éxito y que sin duda influyó en el interés que el público manifestó por el argumento ya libro triunfador y luego les digo película taquillera.  Y es que luego de ver “El cartero siempre llama dos veces” uno tiene que leer la novela y visceversa, y aquella imágen de Turner y Garfield a la orilla de la playa se ha convertido en una de las más parodiadas escenas de cine.

La historia es similar a muchas otras del autor, quien quizá fue el que más contribuyó a la imágen de mujer fatal que del cine pasaría a convertirse en uno más de esos estereotipos innecesarios e irreales que se achacan al sexo femenino, las mujeres son calculadoras, frías, distantes y no se detienen en la búsqueda de sus objetivos, que todas se parecerían al personaje de Cora una aburrida esposa de un inmigrante griego que quiere deshacerse de él para quedarse con la taberna que posee, lo que empieza a tomar forma cuando conoce a Frank Chambers y unidos por el deseo y la ambición se deshacen del marido.

El desarrollo de la novela nos lleva por el suspenso, hasta que se desencadene la historia no dejaremos de sentirnos  conmovidos por ella, hay cinismo en su ambición, deseo desenfrenado de satisfacer sus apetitos sexuales, amor trágico, desencanto de la vida, dos personajes  que reunen en si todas las frustraciones y desencantos posibles y que se tornan conforme transcurre la novela en dos de los más enigmáticos personajes de la literatura negra. Un tremendo libro que claro logró una gran película insisto la versión de Turner y Garfield, ya luego la versionaron Jessica Lange y Jack Nicholson ambos tremendos actores no lograron transmitir aquella energía de la primera entrega. Personalmente esta historia siempre me hace pensar en un clásico con historia similar, dos amantes a los que la ambición y el deseo llevará a su propio exterminio, Teresa Ranquin.