La historia de la conquista americana está llena de personajes famosos, para algunos poco gratos y algunos apenas recordados por nadie.  Algunos famosos por su talento conquistador y otros por su excesiva crueldad, sobretodo ésta última en algunos que parecían encontrar  placer en conquistar pero a la vez torturar y matar.  El caballo rojo de Maca Barett, es un libro publicado en los años 1970 sobre la Conquista de Guatemala y aunque el relato se construye alrededor de la imágen del Conquistador Pedro de Alvarado, ciertamente él es de quien menos se ocupa el asunto, hay un personaje más romántico, más agradable para los lectores o para la escritora: Beatriz de la Cueva. 

La segunda esposa del llamado Adelantado, llegó con él luego de un viaje que el mismo hiciera a España para defenderse de algunos, él decía falsos, testimonios en su contra sobre su trato a los indígenas en la naciente Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala que él mismo había fundado años atrás.  No era Beatríz de la Cueva cualquier personaje, venció las renuencias de su círculo sobre un matrimonio con el viudo de su hermana, y se casó con él, en realidad lo amaba desde que era una chiquilla o así nos lo deja entrever el relato, atentos que los relatos de esta clase, históricos, pueden confundirnos entre la realidad y la ficción.

El viaje a Guatemala de los recién casados ya agriados por la frialdad del marido, los problemas en la nueva colonia por las rivalidades políticas, una esposa desdeñada, una examante con una hija Leonor de Alvarado, que despierta los celos de la nueva esposa, y una historia que tiene todo para interesarnos. La pasión de Beatriz de la Cueva por Alvarado se ve convertida en un casi odio por no responder él a las ternezas de la española, y el distanciamiento no acabará en ningún momento, porque siguiendo su temerario espíritu el Adelantado se sumerge en una nueva aventura que le costará la vida.

La viuda sin embargo no es para nada una viuda convencional, después de todo tenía entre sus antepasados a la Beltraneja, la sobrina rebelde de Isabel la Católica, y cuando el marido muere decide tomar las riendas del gobierno destruyendo así los sueños de los rivales del Conquistador pero causando algunos problemas de autoridad, que sin embargo acabarán cuando en una madrugada el Volcán de Agua a cuyo pie se ha construido la ciudad provoca un desastre que acabará con todos  o casi todos los vecinos. Un libro interesante, de un período histórico americano, que a todos agradará leer.