El arte de ser feliz de Schopenhauer, para el gran filósofo alemán la vida era una deprimente existencia tan llena de contrariedades y obstáculos que era una ingenuidad pensarse en ser felíz. Y quizá por esa percepción de la felicidad e la vida fue que se preocupó tanto por el tema, y se dedicó a ir anotando a lo largo de los años sus 50 reglas para lograr la felicidad, aunque hay que decirlo  para él, ese logro era poco menos que imposible.

Pero se preguntarán entonces ¿cómo lograr la felicidad con 50 reglas de alguien que no la creía posible? sencillo para el gran Schopenhauer, sus reglas que conforman ese arte de ser felíz de Schopenhauer, no intentan llevarnos la estado de suprema felicidad, para el más famoso de los filósofos, servían para privarnos del dolor y sobrellevar la existencia y privándonos de ese dolor podíamos sentirnos cercanos, aunque levemente a la felicidad.

En un mundo que no nos priva de los desaciertos, obstáculos y desilusiones, la felicidad parece siempre como bien él lo creía, elusiva, y aún así podemos alejarnos del pesimismo y enfocarnos en que aunque nunca es duradera, la felicidad existe en pequeñas cosas, pequeños luminosos momentos y personas que se traducen para nuestra satisfacción en nuestra felicidad.