Mrs.  Poe, agonizaba en 1811, luego de trabajar durante mucho tiempo como actriz  para ocuparse de sus hijos que habían quedado  huérfanos, el padre los había abandonado años atrás y ella se había encargado de enviar al hijo mayor con sus abuelos, quedándose con los pequeños Rosalie, y Edgar de dos años de edad.  La madre moría en noviembre y los chicos que no fueron aceptados por los abuelos, que no querían cuidar de otro nieto más, fueron a parar con dos familias inglesas,  McKenzie y Allan, de donde Poe tomaría el nombre.

Aquellos chiquillos poco se enteraban de lo que ocurría, cuando Poe partió a Inglaterra era un pequeño niño, no volvería a ver a su hermana Rosalíe que con el tiempo dio indicios de poseer retraso mental, mientras que su hermano Edgar, cautivaría al mundo con sus destellos de genialidad.  ¿El otro hermano? Poe no lo encontraría hasta la edad adulta y para entonces los nexos filiales habían desaparecido ya.

La vida de Poe en la casa de sus padres adoptivos fue buena, él era un hombre severo y ella una mujer tierna  y encantadora a la que el  escritor siempre recordaría con cariño.  Llegado a la adolescencia empezo a cambiar su carácter  y se enamoró de su vecina Elmira,  la que le causaría enorme dolor casándose con otro.  Poe y sus padres volvieron a EUA y el joven asistió a la Universidad de Virginia, pronto se vio inmerso en los problemas de alcohol  y descuidó los estudios hasta abandonarlos.  Su padrastro exigió que se matriculara en la Academia Militar a donde acudió pero, igual abandonó.

Los años siguientes encontraremos a Poe, distanciándose de su padre adoptivo, ya por sus ideas, ya por la muerte de su querida madre adoptiva, por la crueldad del señor Allan en relación con la hermana de Poe, de la que decía no era más que hermanastra del poeta, y esto afectó a un Poe que ya luchaba contra sus demonios, el mal genio, la problemática de su vida y el alcohol.  Poe recibió una herencia que acabó en nada.  Se casó con su prima de 13 años, cuando él tenía 28, y a la muerte de ella, hizo planes reencontrándose con su antigua novia adolescente, para casarse con ella.

Desde niño se aficionó a la lectura, y cuando tenía 14 años escribió su primer poema “A Helen” resultado de un amor platónico por la madre de un compañero de juegos. En 1827 estaba endeudado  por su afición al juego, pero publicaba ese mismo año, su primer libro, “Tamerlan y otros poemas“.  A partir de aquel libro, Poe fue haciéndose de un nombre, pero muchas veces perdía lo que había avanzado, por sus juergas y por andar ebrio durante largos días, cuando vivía su mujer Virginia y él se desempeñaba en el diario “The Journal” se enfrascó en toda clase de problemas deudas de juego, amoríos con algunas mujeres, peleas con otros escritores.

Y a pesar de sus problemas y sus estados depresivos,  siguió escribiendo obras que con el tiempo lo situarían como uno de los más importantes narradores breves y uno de los más influyentes en los escritores de las épocas siguientes.  Cuando Poe se reencontró con su exnovia adolescente Elmira que ahora había enviudado, la promesa de cambiar de vida, de enseriarse, dejar el juego, conseguirse un empleo, y sobretodo, dejar de alcoholizarse, lograron que ella accediera a casarse.

El 7 de octubre de 1849, cuando había hecho un viaje a Biltmore, sufrió una de sus crisis, solía perder la memoria, mostrarte iracundo, deprimirse, era un alma atormentada ciertamente el talentoso Poe. Murió luego de ese episodio, y ya todos conjeturaron sobre las causas de su muerte, sería ¿sifílis? ¿meningitis? ¿locura? ¿alcoholismo? ciertamente nadie pudo ponerse de acuerdo al respecto y sin más fue enterrado.  La vida de Poe había tenido más de tristeza que de alegría, tenía un talento innagotable, del que sus obras nos dan la mejor constancia; solía ser un hombre alto con la mirada triste, que resultaba atractivo a las mujeres, pero las asustaba con su conducta tan cambiante; podía haber sido felíz pero quizá no supo encontrar el camino de la felicidad, ¿quizó ser famoso? nunca dijo nada que apuntara a que la literatura en él, era la búsqueda de algún status, pero quisiera o no, es hoy por hoy uno de los más grandes escritores de habla inglesa.