El famoso autor brasileño Jorge Amado publicó en 1966 su novela “Doña Flor y sus dos maridos” por entonces el señor Amado seguramente no imaginó que se convertiría en un gran libro, que le gustaría a muchas generaciones, que convertido ya luego en película llevaría su nombre a distantes lugares y es que aunque Jorge Amado antes y después de esta historia, había escrito muchas otras cosas, no hay otra, así me lo pienso yo, tan conocida de sus obras.  

Doña Flor es una mujer de gran belleza, apasionada, que está casada con un mujeriego empedernido, que le pone los cuernos con toda la que se le atraviese pero que parece haber encontrado la fórmula de la potencia viril, igual se acuesta con medio pueblo de Bahía, sin claro está desatender a su querida esposa, que por ese rubro del sexo no tiene queja alguna de aquel  Waldomiro su marido, vaya nombre literario que debe ser muy popular en Bahía y quizá en los años veinte del Siglo XX cuando transcurre la historia.  Pero un día como sucede con todos, el enamoradizo Waldomiro da con sus huesos en la sepultura y la doña Flor enviuda, siendo joven, hermosa y acostumbrada a las atenciones de alcoba del marido, lógicamente se siente solitaria.

Pero un hombre se cruza en su camino, el Doctor Madureira que es todo lo que no era el finado Waldomiro, responsable, reservado, respetuoso y fiel y la doña Flor se decide a casarse con él.  Pero el Doctor también es, nada de las cualidades amatorias del finado marido, es sencillamente un hombre poco sexual y algo aburrido y lento en la cama con lo que la doña Flor se aburre y decide conformarse hasta que sorpresivamente, novela es al fin, algo ocurre y el Waldomiro cual hombre invisible regresa del más allá para ocuparse de su viuda mujer, que es la única que lo ve, realmente una trama para no aburrirse y una historia que personalmente siempre me encanta volver a hojear.

Jorge Amado (Bahía 1912-2001) publicó su primer libro “El país del Carnaval en 1931“.  A partir de ahí se sucedieron años de gran éxito, y se convirtió en uno de los escritores brasileños más reconocidos, más traducidos y más venerado por sus compatriotas, tanto que sus tramas sirvieron y alguna vez vuelven a servir, para los temas de las escuelas de Samba de ese Brazil natal de don Jorge Amado, que en su literatura se dedicó a pintarlo tal como lo veía y lo sentía.  Puedes leer “Doña Flor y sus dos maridos” pinchando aquí

También te interesara:

Manon Lescaut una coqueta aventurera

Ardiente Paciencia