Una editorial joven, un autor novel, una primera edición totalmente agotada. Es el resultado de uno de los libros más impresionantes, a nivel emocional interior, que alguien puede leer.

Es una novela, concretamente un relato de “ficción”, y lo pongo entrecomillado porqué no estoy muy seguro, quizás no es tanta ficción como se podría suponer.

Después de Dios, subtitulado El Proyecto Silvia, es una obra que nos hará replantear de nuevo los conceptos sobre la vida y la muerte, una novela dura, pero que cuando inicies su lectura, no podrás abandonarla hasta llegar a la última de sus letras.

Juan Pérez Carreño había escrito algunos relatos cortos antes de decidirse a presentar a la editorial su libro, su “opera primma”, y ésta, que hacía poco tiempo que andaba en el camino, se decidió a publicarlo, ambos salieron ganando con la decisión, el libro ha sido un éxito que ha terminado agotándose, se supone que habrá una reedición más tarde o más temprano.

La editorial se llama Alkubia, creada en el año 2004 con una filosofía muy clara y concreta, su vocación es la de convertirse en una editora alternativa, presentando obras que devuelvan “a la literatura su verdadera esencia, la desbordante imaginación en los contenidos y la directa inmediatez en las formas.”
La obra de Juan Pérez Carreño fue una de sus primeras apuestas, y uno de sus primeros aciertos, aunque posteriormente a publicado otros libros que ya iremos comentando.
Pero si empiezo por “Después de Dios” es por un motivo muy concreto. A través de él he descubierto a la editorial, he despertado a una realidad que nos envuelve, que está presente agazapada, pero que en cualquier momento puede presentarse y, hasta ahora, pillarnos por sorpresa. Quizás sea ficción, quizás sea una visión, quizás un presentimiento del autor, pero la posibilidad existe.

Quizás el título despiste, no se trata de un tratado religioso ni teosófico, en realidad no sabría clasificarlo, pero es una novela. Algunas de las frases con que la editorial resume la obra son:
“Tras dar sepultura a Dios, al grito de ‘ya no te necesitamos’, sólo nos queda el hombre”
“Se prohibió abandonar este mundo a toda la población, sólo los hermanos mayores conservarían este derecho…”
“… Todo suicidio terminaba a las pocas horas con el resucitado en una de las camillas de los Centros de Castigo”
“Sabía que el castigo al que podía ser sometido, caso de fracasar en un intento de suicidio, era el mayor de los existentes. Se le conocí­a con el nombre de ‘Punto Final’.” “Implorarás tu muerte”.
“Existe un derecho por el cual podemos privar a un hombre de su vida, pero no existe ninguno con el que lo podamos privar de su muerte” Nietzsche.

En definitiva, una obra aún poco conicida, pero que todas las críticas que he leído y escuchado de la gente que la ha tenido en sus manos es coincidente, existe un antes y un después de leer el libro, sobre todo en algunos de los conceptos básicos que tenemos sobre la vida y la muerte.