Cuentos navideños El Soldadito de Plomo, es quizá la obra más conocida del genio de Hans Arthur Andersen, quien lo publico en octubre de 1838 dentro de una colección llena de cuentos infantiles que se intituló “Cuentos de hadas contados para niños”.   Y este cuento tan conocido por todos y no siempre versionado con éxito en el cine o la televisión, fue el primer cuento original totalmente del genio de Andersen, ya que sus anteriores historias, se basaban en alguna manera en los relatos del folcklore europeo que el autor conocia.

El Soldadito de Plomo es el libro de Andersen quizá más tierno, aunque “El Patio Feo” sea bastante autobiográfico y por eso nos inclinemos alguna por él, ya que en sus líneas podemos avistar la personalidad maltratada por el infortunio del joven Andersen, es el Soldadito de Plomo el que se convirtió en una bella historia digna de la navidad, por su mensaje de la fidelidad, del amor desinteresado e inalterable y el arrojo por no abandonar los sueños.

Este cuento maravilloso que tanto gustó a grandes como Thomas Mann, trata sobre la historia de un pequeño que recibe el día de su cumpleaños un caja llena de soldaditos de plomo, inesperadamente entre aquellos soldaditos hay uno inacabado, al que le falta una pierna, que no había quizá material para completarlo y se le ha dejado así. El soldadito avista en el hogar una bailarina y se enamora de ella, como suele suceder un envidioso de su amor en el personaje de un oscuro duende le prohibe verla y ante la negativa del soldadito se venga.

Nuestro pequeño héroe va a dar a la calle, empiezan las viscitudes de nuestro soldadito que ya luego es encontrado por dos niños que le ponen en un barquito de papel y va a dar al mar, donde un pescado se lo traga, providencialmente el pescado es comprado en la casa de donde ha venido el soldadito y cuando lo abren para cocinarlo lo encuentran, la felicidad del soldadito es inmensa al ver a su bailarina, pero el niño lo arroja al fuego y el viento lanza al fuego a la bailarina de papel consumiéndose…y encontrándose el otro día…lee el cuento completo y otros de Andersen pinchando aquí