Crónicas marcianas de Ray Bradbury, he recordado este viejo cuento que leí años atrás ahora que he visto los muchos comentarios que ha suscitado el tema sobre el que escribí meses atrás al respecto de las últimas declaraciones del científico Stephen Hawkins el autor del libro tan leído y que tanto nos sorprendió años atrás “El universo en una cáscara de nuez“, y que hace pocos meses parecía haber sido  convertido en historia simple historia del ayer cuando Hawkings nos ha dado otra versión sobre el universo, a partir de sus últimos descubrimientos “El gran diseño” el libro de la polémica a donde el famoso señor descarta prácticamente la existencia de Dios y que ha suscitado la controversia este año y en este blog ha estado comentado en muchas maneras, eso es lo bueno de la lectura, nos permite una visión más amplia de todo y promueve el intercambio de opiniones, como podrán ver si pinchan el enlace que les dejo arriba.

Pero hoy quiero hablarles sobre este cuento tan popular que algunos consideran un cuento y otros novela corta del famoso Ray Bradbury de cuyos libros les he contado ya antes y que ahora me ha llevado a pensar también en las últimas recomendaciones de Stephen Hawkins sobre nuestro futuro y su percepción de que caminanos a nuestra propia extinción, recomedándonos ver más allá de la tierra y buscar como decía aquel tan famoso tema clásico, buscar más allá de las estrellas.

Y eso es el tema de la historia de Ray Bradbury un contingente humano en busca del espacio luego de una devastación atómica, tan normal nos parece el argumento luego de la constante amenaza en que vivimos ante la posibilidad de una guerra de esa clase, o la falta de los recursos que hoy en día nosotros mismos acabamos y cuyos efectos vemos ya en el cambio climático del que sin ir lejos podemos dar cuenta en este frío invierno casi mundial. Los humanos de nuestra historia huyen a Marte en búsqueda de ese lugar donde retomar sus vidas, es una serie de relatos encadenados a forma de episodios publicados en 1940.

Y Ray Bradbury que siempre nos asombra con su talento literario ha convertido esta historia de emigrantes espaciales en una historia que no pierde interés al pasar el tiempo, una serie de relatos que se presentan más que bien para los que no la han leído la puedan releer esta vacación navideña, quizá regalarla a alguien más porque el mejor regalo siempre será, un libro.