Creo que muchos libros son inolvidables para muchos lectores, mientras que otros lo serán para los demás, casi que en el gusto por aquellos libros que nos han agradado tanto como para recordarlos, diferimos como en todo, siempre.  Pero no sucede así con “Corazón” (Cuore en el original italiano), cada que he preguntado por él, alguien que lo ha leído sonríe al pensar en los pequeños personajes de la historia, no es que sean chistosos lo  son, pero también  son niños que van dando a través de sus letras lecciones de convivencia, de virtud, de sentimientos por eso me gusta tanto este libro.

Edmundo Di Amicis el autor, se armó aquel maravilloso relato con algunas cartas intercaladas y otros cuentos mensuales que sucedían en una escuela italiana, muchos niños que compartían con Enrique sus vidas y sus travesuras de niños.  Pero hay en Cuore, me encanta esa palabra, todo para sentirse conmovido, algunas veces puede hacernos poner sentimentales, sobretodo con la búsqueda de aquel niño en pos de su madre “De los Apeninos a los Andes” .  Coretti el hijo del vendedor de leña es uno de los personajes más entrañables del libro.

Al terminar de leerlo uno puede suspirar después de haber sentido todas las emociones posibles, risas por las travesuras de los escolares, pesar por los acontecimientos tristes que viven los niños como todo mundo y alegría cuando Garrone ese noble muchacho hace algo por alguien más, aún cuando deba sacrificarse. Por eso no pierde popularidad “Corazón” porque igual que su nombre, todos esos personajes y relatos realmente se nos quedan en el corazón.

Para leer “Corazón” pincha aquí