La obra de don Mario Benedetti es inmensa en cuanto a la cantidad de bellas cosas que escribió, aún es más grande por aquello que abarca, sobretodo sentimientos, sentimientos que no siempre resultan en felicidad, pero ¿quién puede evitar los dictados de su corazón? igual un día se deja llevar por él para confirmar luego que el amor también puede ser dolor.

Pero qué se hace con el amor, igual sabes muchas veces de antemano que saldrá lastimado, pero te niegas a no permitirte sentir los sentimientos maravillosos que puede inspirar…y cuando llega el momento de asumir que algunas veces el amor es puro dolor…no queda otra que…llorar

porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.