Consejos para escritores, ya hemos en otros post comentado sobre lo qué es importante a la hora de escribir, independientemente de que te estés pensando en escribir un relato que una novela, o solamente un post, escribir no es solo plasmar tus ideas, hay que hacerlo con algunos detalles para que esas ideas sean las mismas que el lector percibe, y quizá una de las maneras  más probables de perder el interés de alguien en lo que escribes o no transmitir realmente lo que piensas es, no escribirlo como debiera escribirse.

La puntuación es vital, una coma o un punto pueden darle sentido diferente a una oración y eso no es algo que no sepa todo mundo, pero aunque muchos no conocen las reglas de la gramática, tienen alguna destreza en expresarse usando convenientemente esa puntuación. Para escribir hay que esforzarse, y uno de esos esfuerzos es, aprender todo lo necesario para hacerlo bien. Toma tiempo para aprenderlo en un curso online y en poco tiempo, sin costo, verás que los resultados son aún mejores.  No te fíes de que el ordenador lo haga todo, aunque corrige, tu quieres ser escritor y eso implica saber escribir bien.

Sinónimos y riqueza del lenguaje, muchas palabras pueden significar la misma cosa y eso lo sabe todo mundo pero también sabemos que algunas son tan recurrentes que las veremos cada instante porque las pensamos de primer momento antes que otras, hacerse de un diccionario de sinónimos es la mejor técnica para escribir sin repeticiones y enriquecer el lenguaje en una manera práctica.

No excederse, la brevedad puede ser valiosa, aunque una novela o un relato tiene su gracia en la forma en que se plantean las cosas, ciertamente que las palabras innecesarias pueden cansar hasta el que más disfruta de los largos textos, así que no digas en 100 lo que puedes decir en menos.

Ser simple también es interesante, si analizamos las grandes obras literarias,  nos daremos cuenta que ninguna de ellas resulta complicada de entenderse, no hay palabras excesivas, ni rebuscados términos, son relatos simples, así que ser simple es interesante, no hay que complicarse en armar algo muy complicado para contar una historia cotidiana, después de todo aunque la vida tiene sus complicaciones si lo vemos bien, somos todos muy simples.