Me atraen poco los títulos de libros como el de éste, seguro muchas veces me he perdido buenas historias porque paso de largo del estante en donde se encuentran, porque en muchos casos son libros con tal contenido de femenismo exacerbado que resulta cansante antes de interesante o valioso para aprender algo, si es que algo nos pueden enseñar a las mujeres sobre las relaciones hombre mujer, complicadas, fascinantes, apasionadas, relaciones al fin.

Y bien, cuando leí el título me quedé pensando si sería otra de esas intenciones de autoayuda, en la que nos disparan de reglas sobre cómo sobrellevar la vida, las relaciones, el trabajo,  los hijos y demás, como si eso no lo aprendieramos en el día a día, lo querramos o no.  Pero lo confieso también,  me ha encantado este libro (me he enterado ahora que ha habido una película sobre él dirigida nada menos que por Ana Belén) y me he reido con gusto con las aventuras de nuestra protagonista Carmen.

Nuestra Carmen no difiere en sus complicaciones cotidianas y lances divertidos de las mujeres de su edad, sea de la época que sean, porque somos tan diferentes y tan parecidas, las mismas preocupaciones sobre el amor, la fidelidad, la apariencia femenina y el sexo preocupan a las veinteañeras que a las de 40 y de más, solamente que a los 20 nadie está preocupado por los sentimientos de que la edad ya se evidencia en el cruel espejo. Es un relato divertido, lleno de lugares comúnes, con un Antonio que nos recordará muchos hombres de nuestras vidas, los hermanos casados, el padre, los primos, los amigos, el marido, ah y aún así tiene Antonio (el protagonista) por momentos una paciencia que hace que nos sintamos comprensivas con él.

Carmen comete mil tropiezos y se vive mil inseguridades pero es una mujer como el resto de las modernas mujeres de hoy, atrapadas en las obligaciones domésticas, las exigencias laborales, los sueños personales y retenidas en el papel tradicional “servir y hacer felices a todos” porque eso no lo hemos superado las mujeres, seguimos pensando aunque digamos otra cosa que nuestra misión es propiciar la felicidad de todos los que nos rodean, pero también tratar de mantener la imágen que  parece decidida a entregarse a los embates de la edad, es una novela sobre mujeres de mediana edad pero es una novela que deben leer todas las mujeres.  La he adorado, e insisto al ver su portada (tan familiar para todas) una chica con su mascarilla, sus rueditas de pepino, el móvil al lado y la espuma de un ratito en la bañera. Me he reído mucho y ustedes también se reirán sino la han leido, leerla por favor.