Colinas como elefantes blancos de Ernest Hemingway, hace algún tiempo les contaba sobre los maravillosos cuentos del gran autor norteamericano Ernest Hemingway, cuentos con la magistral pluma del galardonado Premio Nóbel que en nada desmerecen a las grandes novelas que le dieron fama, porque aún en sus pequeñas historias Hemingway sabe atraparnos, maravillarnos, dejarnos esa sensación que queda siempre luego de involucrarse en una historia que resulta no decepcionar jamás, y sobre la que vuelves pasado el tiempo y confirmas que sí…que Hemingway siempre será muy actual.

Y en este cuento Colinas como elefantes blancos de Ernest Hemingway, desde las primeras líneas nos situamos en España, el Ebro, lo que nos recuerda el entrañable placer que suponía para el autor España, a la que no sólo en este cuento  dedicó a ella, sino también  su célebre “Fiesta” para mencionar alguna, tanto le había entusiasmado su estancia en tierras españolas. Pero el cuento centra su belleza en que el tema, lo vamos descubriendo a medida que transcurre la historia, no hay alusión alguna en el a lo que todos descubriremos al terminar de leerlo. Una pareja va de viaje, y todo el relato tiene lugar en su conversación, es un cuento que confirma la grandeza del talento de Hemingway con una trama controversial que ha despertado el interés hasta de los más grandes autores, y que ustedes deben leer….pinchando aquí.