Celos de Catherine Millet otro relato de sexo, hace meses les contamos sobre el rotundo éxito, millones de ventas, que ha tenido el libro de Catherine Millet, “La vida sexual de Catherine M.” en el que relata con desenfado y lujo de detalles una vida sexual descontrolada y variada que llevo durante muchos años, y que supuso para los lectores y los que le conocían de su trabajo como editora de arte respetada y prestigiosa, el asombro de un relato tan sexual que no se pensaban de la señora Millet, como si, vaya hipocrecía, se pensaran que una editora de arte careciera de vida sexual.

Pero sí que lo ha sido y muy diferente, en el sentido que Catherine Millet se dejo llevar por una sexualidad ya les digo, desbordada y sin límites que nos cuenta en su libro, demasiado sexo, sexo sin sentido pero ella es como dice ella misma, el reflejo de la libertad sexual de los que se vieron en la generación del famoso mayo del 68, tan lejos ya por cierto, pero que tan lejos se tornará cerca con el nuevo libro presentado recién en la bonita Barcelona por la propia Catherine Millet, “Celos”.

Y en “Celos” nos adentraremos en otra cuota de sexo y vida privada de la señora Millet pero ahora pretende, y digo pretende porque realmente es para leer sin intentar comprender, que una no sabe qué  entender de estos relatos biográficos, porque como siempre he dicho, es difícil e injusto tratar de asumir opiniones sobre el comportamiento de los demás, basándose en los datos que nos lleguen, en este caso les digo, si hay que leer “Celos” de Catherine Millet, leer y atisbar sus, ahora los de su marido, líos de  alcoba, y nada más.

En “Celos” de Catherine Millet, según adelanta, nos veremos con la causa principal de que ella misma se dejara llevar por el sexo desenfrenado y sin sentido, por los celos que le provocó descubrir la atractiva y variada vida sexual de su infiel marido, del que también nos adelanta, ¡ops! está contento con el libro que ha surgido de su entusiasta vida sexual. Que ella se autodenomina feminista militante, mujer contemporánea, liberada de tapujos, y sin embargo me parece algo complicado, difícil de entender, que una mujer liberada de tapujos, emancipada, contemporánea, feminista total, se determine su vida sexual o la que fuera, pero en este caso sexual, del comportamiento que su pareja…como diciéndonos que …¿todas las que sufran de infidelidad de su pareja deben pagarle con la misma moneda? ¿somos tan liberadas que debemos asumirnos que lo que haga nuestra pareja determinará la forma en que nos vemos o actuamos?

Lo dicho un libro para leer, no esperar experiencias aleccionantes, ni ser demasiado críticos ni demasiado entusiastas, personalmente siempre encuentro interesante la lectura de las escritoras de hoy, aunque Millet se aparte de la que suele gustarme, le doy el crédito de haber sabido captar con su libro, quizá por el tema, la atención de los millones que lo han leído. Ya veremos cómo van las ventas de “Celos” aún cuando solo la hubieran leído en su natal Francia, donde viven millones es cierto, el primer libro le ha dado cierta fama y mucho dinero, ¿sensacionalismo?