En la Albufera (Valencia) transcurre esta historia de don Vicente Blasco Ibañez, dentro del movimiento del realismo español, se convirtió con el tiempo en una de las más famosas obras del autor, que retrata sin retoques la miseria de la vida de los pescadores, ya la podemos en su crudeza considerar por momentos denuncia social, es una novela que evidencia una realidad: la pobreza, la falta de oportunidades, el declive de las aspiraciones de mejora de una familia, que tristemente no es una historia que no podamos considerar realidad en algunos lugares de hoy, la pobreza sigue imperando en todos lados como en la época, 1902, cuando fue publicada “Cañas y Barro”.

Hay en los personajes los sueños de tantos, y no es la familia de los Palomas los primeros que se enfrentan a una nueva generación que no quiere seguir la tradición de trabajo de la familia, ni son tampoco los primeros en querer cambiar y mejorar como tristemente no son los últimos en fracasar con estrépito. Tonet es un Palomas que no quiere repetir la tradición de la labor de pescador, él quiere convertirse en un sembrador de arroz, porque piensa que eso le permitirá salir de la miseria más que seguir la tradición de generaciones de su familia, de pescar cada día lo necesario para apenas vivir.

Es una novela cargada de simbolismos, que se debe leer con detenimiento, disfrutarla como bien se disfruta. Hay en ella todos los elementos para considerarla una novela regional que nos traslada la vida tal como era de los pescadores y sus costumbres, los paisajes de una tierra maravillosa como la Albufera, la vida de los personajes como Neleta y Tonet que se dejan llevar en un espiral de lujuria y avaricia que los conducirán al desastre, hay audlterio, parricidio, la vida tal como es  en una historia excepcional de un autor excepcional.  Lee “Cañas y barro”  pinchando aquí