Cada siete olas de Daniel Glattauer, el amor por email, una continuación de “Contra el viento del norte” la exploración literaria sobre el amor virtual, sobre que es posible enamorarse apasionadamente sin haberse visto, los protagonistas Leo Leike y Emmi Rothner, el sigue soltero pero ha empezado una relación y ella sigue casada, en esta historia retoman la relación, porque aún continúan sintiendo algo de lo que pensaron se había extinguido, algo como amar sin haberse conocido jamás.

Siguen pensando en esa oportunidad de verse una vez, que han dejado escapar, y siguen pensando el uno en el otro aunque por momentos se engañen pensando que no hay nada más, que él tiene ahora una mujer a punto de mudarse con él pero sigue teniendo los mismos sentimientos con Emmy y que ella sigue esperando ese encuentro para cortar las alas y dejarse llevar por el amor, una historia maravillosa sobre las relaciones de nuestro siglo, el mail. ¡Y sí es posible amar por email, si los sentimientos son sinceros! lo demás son tonterías.

Como ha dicho el mismo autor Daniel Glattauer es posible enamorarse por un email, porque los mismos ya de por si tienen magia, que el amor es posible si se superan los obstáculos, que el amor virtual tiene su cauda de añoranza, que el encontrarse puede suponer una alegría que un desilusión y que aún así a la vista de los sentimientos todo vale la pena intentarlo. Me encanta el argumento y me encanta el significado del título, después de 6 olas siempre habrá una séptima ola que traiga sorpresas y esperanzas, una historia contemporánea sobre amar.