Pues aunque no lo parezca, es el título de un libro. Un libro para evocar el recuerdo, un libro para sentir nostalgia.
“Busque, compare y si encuentra un libro mejor ¡Cómprelo!”, de Sergio Rodríguez, nos evoca los mejores y más celebres anuncios de la publicidad española.


Sergio Rodríguez, nacido en Maó (Menorca) en el año 1973, es especialista en publicidad, licenciado en Márketing y Negocios y diplomado en Empresariales, y, en Mallorca, donde reside actualmente, ha lanzado dos empresas, Creaciona y Neimin, ambas vinculadas al mundo de la publicidad. Además es autor de un proyecto online único en España, “La historia de la Publicidad”, que cuenta con un portal donde cuenta la historia de la publicidad desde sus inicios y con una tienda online, desde la cual se puede tener acceso a material verdaderamente importante y recursos muy valiosos de este fascinante mundo.

La presentación y lanzamiento del libro está previsto para mediados de septiembre, aunque ya se puede encontrar en alguna librería online en preventa.

Es editorial Electa, uno de los sellos editoriales de Random House Mondadori, la que nos trae esta fascinante historia sobre la publicidad en España durante las últimas décadas. Quién no recuerda los “negritos” del Cola-Cao, o el propio anuncio de Colón, evocado, precisamente, por el título del libro.
Hay frases de anuncios que se han convertido en parte de nuestra vida diaria, “vuelve a casa por Navidad” del Almendro, “llévame a casa” (con tonalidad argentina) de Pescanova, o eslóganes publicitarios que siempre recordaremos, “el algodón no engaña” de Tenn, “¿Es nuevo? No lavado con Perlan”, y quien no se acuerda del “primo de Zumosol”, o del “Hola soy Edu, feliz Navidad”, de la ya absorvida Airtel.

El prólogo del libro corre a cargo de Agustín Medina, un creativo español autor de anuncios tan célebres como “Aprende a amar la tónica” de Schweppes, o el de Carmen Maura, ofreciéndonos paladear “tacita a tacita”, el café Monky.
El libro se presenta dividido por décadas, ofreciéndonos una breve introducción a la situación del país, tanto en su vertiente socioeconómica, como en su vertiente publicitaria. Después viene un animado repaso a los anuncios más destacados de la época, evocándonos imágenes, fotografías y eslóganes que nos harán recordar momentos históricos, quizás mágicos de nuestra propia vida.