Boris Pasternak era un triunfador poeta ruso cuando se encontró en una fiesta del círculo literario de Moscú, con una viuda y madre de dos niños mucho más jóven que él Olga Ivinskaya.  Aquel encuentro en el que ambos simpatizaron no pareció hacerles pensar que a partir de ahí sus vidas se entrelazarían apasionadas por el amor, deshechas por el dolor.  Pasternak se había casado ya dos veces, tenía 56 años, un hombre comprometido y con hijos, ella una mujer que había enviudado dos veces, un marido se suicidó y el otro murió en el hospital de una enfermedad, era madre de dos niños y trabajaba como secretaria y se convirtió en secretaria, editora, y amante de Pasternak que seguía casado.

Pasternak era perseguido por el régimen Stalinista y pronto comprobarían él y Olga que aquello habría de causarles mucho dolor.  Pasternak se inspiró en Olga para el personaje de Lara en su célebre “Doctor Zhivago” y los grandes poderes rusos consideraron que el libro era subersivo con lo que enviaron a Pasternak confinado a Siberia.  Olga no abandonó a su amante por nada y rogó en todas partes por su libertad y por que le dejarán verle.  Estaba embarazada y las presiones del acoso gubernamental sin duda influyeron en que sufriera un aborto.

Pronto Olga también sería llevada por las autoridades pero se mantendría firme en el amor, ella no implicaría a Pasternak en lo que sus interrogadores querían, hacerlo ver como un peligro para el país, un mal ciudadano y un subersivo.  Cumpliría ella 4 años de cárcel  y él volvería del campo de trabajos forzados a la casa que compartía con su mujer, pero el amor no había acabado para nada y la vida se convirtió en una complicación para la familia del autor.

Pese a la cárcel, a la tortura, al alejamient forzado, a no poder estar juntos todo el tiempo como anhelaron, él la amó hasta el final de su vida, 35 años antes de la muerte de ella, cuando él murió de un cáncer en su casa. Ella le sobrevivió y no fue sino hasta la llegada de la política de apertura de Gorbachov cuando Olga pudo ser amnistiada, era ya anciana y estaba enferma de cáncer y  casi ciega. No pudo despedirse en el lecho de muerte de su gran amor, aunque él la llamó cada instante desde que vio su cercano fin, nadie le avisó y ella solo pudo alcanzar sus restos en el cementerio en donde enloquecida colocó flores en su tumba.

En la historia de “Doctor Zhivago” Lara inspirada en Olga Ivinskaya muere joven, en la vida real murió a los 83 años.  Había pagado amar con 8 años en el campo de trabajos forzados, y él tuvo que despreciar el Premio Nóbel como le obligaron las autoridades para proteger a la mujer que amaba.