Bertold Brecht y el amor desinteresado en Quiero ir con aquel a quien amo, uno de los poemas más conocidos del poeta y dramaturgo alemán. Brecht ha sido considerado durante mucho tiempo, uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX.  Y aunque él se desenvolvió con igual maestría en la escritura de poesías como la prosa y el teatro, son aquellas, sus poesías, las que han subyugado a los lectores durante décadas.

En Quiero ir con aquel a quien amo, en apenas cuatro estrofas, el gran autor alemán nos muestra lo resignado y lo entregado que puede ser el verdadero amor. Cuando un día te piensas que el corazón se desborda por alguien más, estás muy lejos de ser razonable, ya pasarás por alto riesgos o problemas, no importa si te das cuenta o alguien más te lo recuerda, lo único que deseas es ir en pos de ese amor, con tal ilusión que casi ni importa arriesgarse a pensar, si es el verdadero amor, si será correspondido, si estás exponiendo el corazón a un desgarrador pesar amoroso.

En Quiero ir con aquel a quien amo, Brecht nos lleva de la mano del ansia de alcanzar el objeto del amor, no importa cómo sea, dónde esté, ni cuánto cueste alcanzarlo, porque la felicidad depende, de eso, alcanzar el amor. Una muestra del gran prodigio que era Brecht a la hora de plantearnos sentimientos.

Quiero ir con aquel a quien amo.
No quiero calcular lo que cuesta.
No quiero averiguar si es bueno.
No quiero saber si me ama.
Quiero ir con aquél a quien amo.