Babilonia la madre de las rameras, con expresiones como éstas se cita la que en su tiempo fue una hermosa y poderosa ciudad en el hoy Irak, Babilonia, en los textos escritos de la antigüedad y en la Biblia en donde Babilonia parecía ser sinónimo de la depravación y la crueldad, era como todas las grandes ciudades de su tiempo y en cualquier época son las grandes urbes, una ciudad a donde confluían personas de todo el mundo entonces conocido, una ciudad pujante y de enormes construcciones que más allá de la mala percepción que le darían a través de los siglos algunos historiadores, contribuyó a forjar el mundo, porque algunos avances culturales, económicos y políticos de Babilonia persisten en alguna manera hasta hoy.

Babilonia gran centro de poder político y económico, floreció en la llamada Baja Mesopotamia y en ella nació o al menos se tienen los más antiguos indicios de la escritura, como les hemos contado ya en otros post. Pero Mesopotamia que también dio paso a la construcción utilizando ladrillos de adobe, que sin embargo no permitieron que sus edificaciones resistieran el paso del tiempo, tuvo importantes adelantos en la ingeniería y la arquitectura.  En cuanto a las leyes ya conocían la figura de juez y tribunal aún antes que otras civilizaciones de siglos atrás.

También en Babilonia y el resto de Mesopotamia floreció la medicina y se conocieron las primeras recopilaciones de recetas de medicina natural. Conocieron de la tecnología más avanzada del mundo antiguo, y aprovecharon la metalurgia, fueron los primeros en conocer los botes a vela, la rueda, el ladrillo, las poleas, la escritura, el arado, el sello, y la construcción de edificios monumentales.  Más que ciudad de depravación que quizá la había como en muchas ciudades de hoy y la antiguedad, era un enclave de gran importancia comercial y cultural del mundo antiguo.