Sin duda Skármeta ya era reconocido autor, cuando en 1985, apareció “Ardiente Paciencia” pero el libro que luego se convirtió en exitosa película supuso todo un bestseller, que hasta hoy ha sido traducido a muchos idiomas y con ello puso el nombre de su autor por todo lado.  Skármeta retrata en él, al famoso y galardonado poeta chileno.  Aunque el libro de Skármeta resulte en ficticias conversaciones, nos asoma un Neruda que por ratos se torna bonachón, sencillo, el hombre que rehuía de la gente y gustaba de los días en su casa de Isla Negra, a la orilla del mar.

El relato resulta hasta divertido, con las peripecias del protagonista Mario, su enamoramiento de Beatriz, la suegra, la casi obligada intervención del poeta, nos lleva a un Chile que en aquel entonces, vivía tumultosos momentos políticos, nos retrata lo que ya hemos leído antes de Neruda, sus simpatias comunistas, su amistad con Allende, el viaje a París, su enfermedad.  La caída de Allende, su asesinato, al que seguirá la muerte del poeta, y aún la indignante forma en que es tratada la casa del poeta, quemados sus libros, destruidas las cosas que le eran queridas. Murió en Santiago de Chile, y eso lo leemos de nuevo en el libro, su negativa a irse al exilio.

El libro  es bueno más allá de que el solo oir nombrar “Neruda” resulta una buena recomendación, está bien construido, no es una historia que nos lleve por muchas complicaciones, al contrario es un relato sencillo y ameno, que sin duda han contribuido a su enorme éxito, ya tanto en novela como luego convertido en la éxitosa “El cartero de Neruda“.   Lee “Ardiente Paciencia” pinchando aquí.