Cuando la gente tiende a pensar, en las palabras “surrealista” o a la corriente artística del “surrealismo” se piensan de inmediato en  un español famoso, Dalí, pero aunque Dali es clave en el movimiento surrealista, fue otro, un francés y escritor, el que definió y casi se puede decir acuñó el término, Guillaume Appolinaire, más que considerarlo surrealista, a Apollinaire cabe si hay que etiquetarlo, colocarlo entre los innovadores, los de “vanguardia” como a él le gustaba pensarse.  Ese innovador se dio a conocer por sus nombres afrancesados, siendo que su verdadero apellido era Kostrowitsky.

Un hijo mimado, que nació en Roma en el año 1880, fue a la escuela en diferentes lugares de Europa y llevo, se ignora por qué, una vida de viajes constantes, hasta que convertido en adulto, se dio a emplearse en muchos trabajos cada uno más diferente del otro.   Inició su trayectoria literaria casi con el siglo, alrededor de 1909 publicaba sus poemas  y empezaba a darse a conocer en los ambientes literarios del País Bohemio, frecuentaba el Barrio Latino y se convertía lo mismo en poeta, que novelista y ensayista, demostrando en todas sus facetas un enorme talento.

Algunas de sus poesías, han trascendido hasta hoy, como una referencia de su época. “Poemas de la paz y la guerra” nos trae poesías que resumen el modo de pensar de Apollinaire ante un mundo que en aquellos principios del siglo XX, ya sufría devastado por una guerra mundial. El moriría poco tiempo después del gran desastre de la gripe española, que costó milllones de vida en Europa, aunque Guillaume se salvó de estar entre los que podrían considerarse víctimas de la enfermedad, su organismo no muy fuerte, quedó lastimado por las secuelas de la enfermedad y causó su muerte algunos años después.

Innovador, de vanguardia, surrealista, precusor,  talentoso, genio,  ya cambiaba las viejas formas de poesía con sus innovaciones, los ideogramas, precusor de la poesía visual, y el sonido poético, Guillaume  Apollinaire  fue no hay duda alguna, un innovador de la poesía y la narrativa.

Lee la obra de Apollinaire, pinchando aquí