Siglos antes que la depresión, ese mal galopante de nuestros días se convirtiera en eso, “Depresión” solía llamarse a aquel estado de inexplicable y duradera tristeza, pues simplemente “melancolia” si tan romántico como las novelas que leímos en algún momento del tiempo del autor de este llibro allá por el año de 1600 y desde entonces luego de leer “Anatomía de la Melancolía” podemos constatar que ésta no es algo nuevo que viene desde los albores de la humanidad que como tantos hoy, o nosotros alguna vez, millones de nuestros predecesores en este planeta y en la historia se vieron un día aquejados por la triste melancolía.

Robert Burton escribió su libro en 1621, lejos de pensarlo como una novela que no lo es, una biografía tampoco lo es, realmente es un tratado en donde el señor Burton se dio a la tarea de igual que su protagonista que ansiaba ocuparse en lo que fuera para escapar de la melancolía, el señor Burton nos muestra un ensayo sobre dicho padecimiento para los modernos “depresión clínica” de tan amplia cobertura que no ha dejado nada que no esté asociado con la melancolía, una cantidad de información tal que resultó en su momento todo un bestseller, aún sigue siendo admirado por muchos.

Y es que si queremos presumir de saber algo de la melancolía antes de irnos por ahí leyendo mil libros sobre el tema, que ahora tanto abundan, habrá que leer este libro que lleva la curiosidad sobre la tristeza hasta la antiguedad y nos presenta detalles clínicos, sociales, emocionales, y todo lo que implica sentirse melancólico.  En el tiempo de Burton la melancolía no era lo que hoy se considera a la depresión un padecimiento de salud, era un malestar físico y mental que sonaba hasta romántico.

Con su tratado sobre la enfermedad Burton se adelantó a su época considerablemente, porque ya se vislumbran situaciones y condiciones de salud que presagiaban un padecimiento común aún más que la melancolía depresión hoy en día: el estrés, igual un detonante para que algunos se suman en el camino de la depresión que puede ser tortuoso y a veces hasta fatal. Nada de complicado saber clínico este es un libro al alcance del entendimiento de los mortales que ignoramos los términos médicos y demás, pero que resulta de interés totalmente. Lee “Anatomia de la Melancolía” pinchando aquí

También te interesará:

El valor de lo vivido por Laura García Agustín