Las hermanas Brontë, Emily, Anne y Charlotte son de mis favoritas escritoras femeninas, sino las únicas y aunque su literatura pueda parecer a los usos contemporáneos, sosa y tediosa, ciertamente el gran talento de las hermanas Brontë vive en cada una de sus novelas, porque mujeres adelantadas a su tiempo, no dejaron que las limitaciones sociales que existían en su época y que las condenaban a una gris vida, les limitaran a la hora de hacer ver la vida a través de sus ojos.  Por ello es que los grandes aciertos literarios de cada una de ellas “Jane Eyre” de Charlotte, “Cumbres Borrascosas” de Emily junto con “Agnes Greys” de Anne sean hasta hoy versionadas mil veces películas, novelas, leidas por generaciones.

En “Agnes Greys” de los primeros ejercicios literarios de Anne Brontë asistimos a una historia que nos parecerá por momentos biográfica, Anne era como Agnes una institutriz y seguro que como ella habrá tenido que enfrentarse a las contrariedades de las mujeres de su época, pero lejos de escribirnos una novela rosa con finales felices y pequeñas y vanas contrariedades nos da un relato real de la vida tal cual es.

Nos retrata fielmente la vanidad y arrogancia de las clases altas de la Inglaterra, y la ardua tarea de una institutriz de convertir en mujeres sensibles e inteligentes a las hijas de las familias pudientes a las que sirve, y cuyas alumnas son solo el producto de su entorno vanas y caprichosas que no pueden ver más allá del lujo y la ostentación. Es un libro para condolerse de la pobre institutriz, y también para asistir más animados al amor que no tardará en aparecer en la vida de Agnes y comprobará que también la vida puede tener momentos y personas agradables, como en todas las novelas de este tipo triunfa la bondad y el amor, y los malos de siempre recibirán su castigo y aún algunos enderezarán el camino.

Una agradable lectura romántica sin ser demasiado dulzona de una autora que aunque menos reconocida que sus hermanos, nos legó en esta una historia maravillosa.  Lee “Agnes Greys” pinchando aquí