Ada o el Ardor el incesto en la obra de Nabokov, quizá al nombre de Nabokov todos tienden a asociar su mayor éxito literario, la inolvidable, la más vendida de sus obras, Lolita. Pero el gran autor ruso escribía no una sóla novela en su vida, y muchas fueron como “Ada o el Ardor” opacadas por el enorme éxito de una “Lolita” que a su primera edición fue censurada por unos, despreciada por otros, y secretamente admirada por todos, así es la literatura, aún cuando sean trabajos que parecían escandalizar a la época en que Nabokov escribía, Lolita era un tremendo trabajo literario y es por ello que superó a los años de rechazo y sigue siendo hoy una novela leida por todos.

Pero “Ada o el Ardor” se publicaba en 1969 y desafiaba la moral imperante, ya muchos tildaron a Nabokov de aburrido pervertido que trasladaba a las páginas de sus libros sus más despreciables pensamientos y enfermiza imaginación. Nabokov era y es un talento literario, y nuestras sociedades avanzaron como el tiempo, para encontrarnos hoy que la literatura del autor ruso es reconocida como debe ser.

Nabokov publicó “Ada o el Ardor” cuando ya era un reconocido autor y bordeaba los setenta años. Había intentado mucho tiempo después acabar dos novelas que tenía en el tintero, hasta que se decidió un día armar un sólo relato, que dio el resultado de esta novela. El incesto, la reprobación del entorno, la desbordada sexualidad, la falta de tapujos, el tiempo ese inexorable verdugo de nuestras existencias cobra importancia plena en este relato. Ada y Van creyéndose solo primos, cuando en realidad son hermanos, se dejan llevar por el amor adolescente, experimental la sexualidad y buscan con apremio la satisfacción inmediata.

La historia es un relato en primera persona de Van en su cumpleaños numero 97, una rememoración de los antiguos amantes sobre el pasado y las viscitudes de su relación. Una relación iniciada de adolescentes en la que en algún momento involucran a la hermana menor de Ada, ésta si prima de Van, Lucette. La pequeña Lucette en el transcurso del relato irá enamorándose también de él, y en algún momento se meterán juntos en la cama. 

Y no es Ada la más sugerente y erótica de las dos chicas, sino la pequeña Lucette ardorosa, ireverente, quemándose en el fuego del deseo por su primo al que en algún momento seducirá. El cede al final a la tentación del sexo con su pequeña prima, pero eso solo sirve para que Lucette se convenza de que él en realidad nunca sentirá nada por ella y acaba suicidándose. Los años siguientes pasarán para Ada y Van en cartas para al final reunirse y rememorar el pasado.

Una historia que se lee lentamente, Nabokov nos lleva por los sentimientos y deseos de los protagonistas, nos confronta con nuestras convicciones sobre el incesto y no nos permite en ningún momento abandonar la lectura, porque “Ada y el Ardor” es alucinante desde el comienzo un libro estupendo, que puedes leer pinchando aqui