Premio Nóbel de Literatura de 1958, Boris Pasternak  nació en Moscú en 1890 misma ciudad donde moriría en 1960.  Hijo de un maestro de escuela y una pianista tuvo una delicada educación y se convirtió con sus padres al catolicismo siendo aún niño, su vida estuvo influenciada gracias a las relaciones de sus padres por grandes personajes como Tolstoi o Rainer María Rilke a los que trató siendo niño.

Para cuando Rusía vivía los días grises de la revolución Bolchevique el pueblo se conmovió con las rimas del señor Pasternak, pronto disfrutaría de una fama sin precedentes como poeta que se vería aumentada por la publicación años después de su única novela, Dr. Zhivago que fue censurada y que le costó la persecusión del régimen.  Aunque fue un gran poeta su única novela demostró que tenía gran talento también para la prosa, el pueblo ruso no pudo disfrutar de la obra de su laureado compatriota porque prohibida,  fue vetada durante décadas.

A un amigo

¿Acaso yo no sé que hundida en las tinieblas, jamás a la luz llegaría, la ignorancia, y que soy un monstruo, y que la dicha de cien mil no me toca más que la falsa felicidad  de cien?

¿Y acaso yo no me ligo al quinquenio, no me caigo y levanto con él? Pero, ¿qué voy a hacer con mi caja torácica, y con lo que es más rutinario que toda rutina?

No está bien que en los días del gran consejo, en el que las plazas se han dado a la pasión suprema, se deje la vacante del poeta: ésta es peligrosa, si no está vacía.